Saltar al contenido

24 de diciembre de 2016

Sábado 24 de Diciembre de 2.016

Evangelio:

San Lucas 1, 67-79

Bendito sea el Señor

Luk 1:67 Zacarías, padre de Juan, se llenó del Espíritu Santo y profetizó diciendo:
Luk 1:68 “Bendito el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo,
Luk 1:69 y levantó en favor nuestro un poder de salvación en la casa de David, su siervo,
Luk 1:70 como había prometido por la boca de sus santos profetas desde antiguo,
Luk 1:71 salvándonos de nuestros enemigos y del poder de todos los que nos aborrecen,
Luk 1:72 para hacer misericordia con nuestros padres y acordarse de su alianza santa,
Luk 1:73 del juramento que juró a Abraham, nuestro padre, de concedernos;
Luk 1:74 que, sin temor, libres del poder de los enemigos, le sirvamos
Luk 1:75 en santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días.
Luk 1:76 Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, pues tú irás delante del Señor para preparar sus caminos,
Luk 1:77 para dar la ciencia de la salud a su pueblo, para remisión de sus pecados;
Luk 1:78 por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, en las cuales el Sol nos visitará naciendo de lo alto,
Luk 1:79 para iluminar a los que están sentados en tinieblas y sombras de muerte, para enderezar nuestros pies por el camino de la paz”.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Bendito sea el Señor

Así dirás tú, como el buen Zacarías, en oración íntima a Dios: Bendito sea el Señor. Porque vas a recibir conforme a tu paciencia, a tu humildad y obediencia.

Día santo, el día anterior a conmemoración de la llegada al mundo, de Dios, de Jesús, el Hijo de Dios, el Niño Jesús, que nació en Belén.

Noche Santa, la de hoy.

Día Santo, el de mañana.

Di tú también: Bendito sea el Señor.

Hoy, aun antes de la noche, puedes hacer esta obra buena que no harías, pero que la haces para demostrarle a Dios que le amas con todo tu corazón.

Esposos, consagrados o no, amaos el uno al otro.

Hijos todos de Dios, hermanos en Cristo, que digan de vosotros, ¡sí, que lo digan!: “Mira cómo se aman!

Es Nochebuena, hoy precede a la Navidad, ¡Alegría!

Has confesado tus pecados, has perdonado los pecados de los demás, aunque no te hayan pedido perdón, y puedes decir, como dicen los santos de Dios: “Bendito sea el Señor”.

P. Jesús

© copyright