Saltar al contenido

23 de marzo de 2020

Lunes 23 de Marzo de 2.020

Tiempo Cuaresma/4º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 4, 43-54

Cree en la Palabra de Jesús, Dios

43Pasados dos días, partió (Jesús) de allí para Galilea. 44El mismo Jesús declaró que ningún profeta es honrado en su propia patria. 45Cuando llegó a Galilea, le acogieron los galileos que habían visto cuántas maravillas había hecho en Jerusalén durante las fiestas, pues también ellos habían ido a la fiesta.

46Llegó, pues, otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un cortesano cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaúm. 47Oyendo que llegaba Jesús de Judea a Galilea, salió a su encuentro y le rogó que bajase y curase a su hijo, que estaba para morir. 48Jesús le dijo: Si no viereis señales y prodigios, no creéis. 49Díjole el cortesano: Señor, baja antes que mi hijo muera. 50Jesús le dijo: Vete; tu hijo vive. Creyó el hombre en la palabra que le dijo Jesús y se fue. 51Ya bajaba él, cuando le salieron al encuentro sus siervos, diciéndole: Tu hijo vive. 52Preguntóles entonces la hora en que se había puesto mejor, y le dijeron: Ayer, a la hora séptima, le dejó la fiebre. 53Conoció, pues, el padre que aquella misma era la hora en que Jesús le dijo: <<Tu hijo vive>>. Y creyó él y toda su casa. 54Este fue el segundo milagro que hizo Jesús viniendo de Judea a Galilea.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Cree en la Palabra de Jesús, Dios

Vive tú también, cree en la Palabra de Jesús, y hazle primero tu petición, que Él, Jesús, Dios, siempre te atiende, y desde que subió al Padre, todo lo que le pides, Él, Jesús, Dios Hijo, se lo pide al Padre, a Dios Padre; y Dios Padre, por tu fe en su Hijo, en Jesús, Dios Hijo, te concede todo lo bueno que le pidas.

Sé que quieres encontrar cónyuge, sé que deseas ser padre, ser madre, y que llevas mucho tiempo pidiéndoselo a Jesús, Dios, y quizás años, pero aún no has hallado a la persona que puede compartir contigo tu vida de santidad. ¡No te preocupes!, Dios lo sabe, y en esto y con esto también, Dios, permite la prueba, porque tú y todos, sois probados, como el justo Job; ¿ya has leído en la Sagrada Biblia el libro de Job?; ¿conoces su paciencia?; te digo que a él, después de ser probado con duras pruebas, Dios le concedió los deseos de su corazón, y Dios hará lo mismo contigo, porque no hay edad para Dios, Dios puede hacerte como un niño, si tienes el corazón puro.

¡No te malcases!, espera, que Dios viene después de la prueba. Él ha oído tu corazón, amigo-a.

Paz, perseverancia en la fe, que te es probada, y comprobarás en tu vida, que toda tu oración es oída por Dios.

P. Jesús
© copyright