Saltar al contenido

23 de agosto de 2019

Viernes 23 de Agosto de 2.019

Tiempo Ordinario /20º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 22, 34-40

Se ponen de acuerdo para ir contra Dios

34Los fariseos, oyendo que había hecho enmudecer a los saduceos, se juntaron en torno a Él, 35y le preguntó uno de ellos, doctor tentándole: 36Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley? 37Él le dijo: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. 38Este es el más grande y el primer mandamiento. 39El segundo, semejante a éste, es: Amarás al prójimo como a ti mismo. 40De estos dos preceptos penden toda la Ley y los Profetas.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Se ponen de acuerdo para ir contra Dios

Algunos no aman a su prójimo como a sí mismos, algunos, aún siendo religiosos, no aman a su prójimo como a sí mismos, porque creen que vivir la religiosidad, es estar dándole la espalda a los demás, y, ¡¡¡nooo!!! Esto no es así, hijos amados de Dios Padre y Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Dios no dijo esto jamás, ni lo practicó ¡jamás!, ayudó a todos, sirviendo a Dios con esta labor.

No vayas contra tu semejante, porque es como ir contra Dios. Aunque sea una persona mala, ¡no vayas contra ella!; otra cosa es hacer cumplir la justicia con los injustos, con los que obran mal y hacen maldades, y perturban la paz. A esos llévalos ante el juez, para que el juez los reprenda, para que puedan salvarse, pero, no les hagas mal, no vayas contra nadie malo, porque NO TE ES LICITO, CRISTIANO. Tú, debes de cumplir los mandamientos de la Ley de Dios, ¡esos!, esos que son por los que te ganarás el Cielo, uniendo a su cumplimiento, el uso de los sacramentos. Debes de hacer como Jesús, que a todos les enseñó la Verdad, les mostró el Camino, y les pidió que vivieran su Vida.

Si haces esto, incluso posiblemente, tus hijos, tus padres, tus propios hermanos, irán contra ti; se pondrán de acuerdo para ir contra ti. Bueno, ¿y qué?; ¿No pedías una señal del Amor de Dios? Pues la señal es esta, que a los que Dios ama y aceptan su Amor, y obran por amor, algunos se ponen de acuerdo para ir contra ti. Y vuelvo a decir: bueno, ¿y qué? Esta es la respuesta a tu fe, pero nadie, NADIE, podrá parar las obras de tu Caridad.

Dios te ama, ya lo sabes; si se ponen de acuerdo para ir contra ti, es que eres de Dios, es que a Dios le agrada la labor de tus manos, el que propagues el Evangelio. Sí, reenvía este correo, ¡cada día!

¡Aleluya!

Los ángeles cantan mientras hay PAZ en tu casa. Afuera, ¡quimeras!, no aman a Dios de veras.

Tú sigue viviendo la paz, estate contento, aunque tus hijos, tus padres, incluso tus hermanos, vayan contra ti. ¡Eres feliz!

P. Jesús
© copyright