Saltar al contenido

22 de septiembre de 2018

Sábado 22 de Septiembre de 2.018

Tiempo Ordinario /24º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 8, 4-15

Voluntad para tener fe

4Reunida una gran muchedumbre de los que venían a Él (a Jesús) de cada ciudad, dijo (Jesús) en parábola: 5Salió un sembrador a sembrar su simiente, y, al sembrar, una parte cayó junto al camino, y fue pisada, y las aves del cielo la comieron. 6Otra cayó sobre la peña, y, nacida, se secó por falta de humedad. 7Otra cayó en medio de espinas, y creciendo con ella las espinas, la ahogaron. 8Otra cayó en tierra buena, y, nacida, dio un fruto céntuplo. Dicho esto, clamó: El que tenga oídos para oír, que oiga.

9Preguntábanle sus discípulos qué significase aquella parábola, 10y Él contestó: A vosotros ha sido dado conocer los misterios del reino de Dios; a los demás, sólo en parábolas, de manera que viendo no vean y oyendo no entiendan.

11He aquí la parábola: La semilla es la palabra de Dios. 12Los que están a lo largo del camino son los que oyen, pero en seguida viene el diablo y arrebata de su corazón la palabra para que no crean y se salven. 13Los que están sobre peña son los que, cuando oyen, reciben con alegría la palabra, pero no tienen raíces; creen por algún tiempo y al tiempo de la tentación sucumben. 14Lo que cae entre espinas son aquellos que, oyendo, van y se ahogan en los cuidados, la riqueza y los placeres de la vida, y no llegan a madurez. 15Lo caído en buena tierra son aquellos que, oyendo con corazón generoso y bueno, retienen la palabra y dan fruto por la perseverancia.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Voluntad para tener fe

La fe llega por la palabra, sea escrita o hablada; también, pensando, a uno puede llegarle la fe, mientras observa la vida, la naturaleza humana, y se da cuenta de que el mundo, todo lo natural que hay, no puede haberse hecho solo, y que Dios lo rige todo; regir las cosas, es gobernar, dirigir, guiar, conducir, pero las cosas no son como las persona; las personas son libres, piensan y deciden, tienen la capacidad de ver el bien y el mal, y tienen voluntad para hacer el bien y renunciar al mal; y sabiendo que lo bueno es conocer, amar y servir a Dios, con voluntad pueden hacerlo, y con voluntad pueden orar y pedir a Dios les de fe, les aumente la fe, les proteja de todo mal y les de todo bien, ayudándoles, dirigiéndoles, conduciéndoles a hacer el bien, su voluntad, que está en su Ley, la Ley de Dios, los diez mandamientos; y gobernar es esto, tener una Ley, darla a conocer, y que los demás, libremente y con voluntad, la sigan; y siendo así, Dios rija tu vida.

La calidad de tu vida, dependerá de tu voluntad a seguir la Ley de Dios.

Ama a Dios, conoce a Dios, sirve a Dios, y sé feliz en la tierra que tu Dios te da.

Amén.

P. Jesús

© copyright