Saltar al contenido

22 de junio de 2019

Sábado 22 de Junio de 2.019

Tiempo Ordinario /11º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 6, 24-34

Sólo un Dios, tu Señor

(Dijo Jesús a sus discípulos): 24Nadie puede servir a dos señores, pues o bien, aborreciendo al uno, amará al otro, o bien adhiriéndose al uno, menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

25Por esto os digo: No os inquietéis por vuestra vida, por lo que habéis de comer o de beber, ni por vuestro cuerpo, por lo que habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento y el cuerpo más que el vestido? 26Mirad cómo las aves del cielo no siembran, ni siegan, ni encierran en graneros, y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? 27¿Quién de vosotros con sus preocupaciones puede añadir a su estatura un solo codo? 28Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Aprended de los lirios del campo cómo crecen; no se fatigan ni hilan. 29Pues yo os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos. 30Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana es arrojada al fuego, Dios así la viste, ¿no hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? 31No os preocupéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, qué beberemos o qué vestiremos? 32Los gentiles se afanan por todo eso; pero bien sabe vuestro Padre celestial  que de todo eso tenéis necesidad. 33Buscad, pues, primero el reino y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura. 34No os inquietéis, pues, por el mañana; porque el día de mañana ya tendrá sus propias inquietudes; bástale a cada día su afán.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Sólo un Dios, tu Señor

Tú, que te arrodillas delante de Jesús, Dios, que lo miras clavado en la Cruz y le pides que te ayude en tus cosas, para que todas ellas sirvan para darle gloria y honor, tú sólo tienes un Señor, ¡Dios!

Trabaja y pon tu corazón en hacer bien tu trabajo para agradar a Dios, y tus cosas prosperarán, porque la clave es tener sólo un Dios, vivir para agradarle haciendo bien tu trabajo y cumpliendo fielmente con tu labor.

No pierdas de vista a Jesucristo clavado en la Cruz, Él es tu Rey y Señor, y quiere que no seas un holgazán, sino que trabajes, y si no tienes trabajo, haz alguna labor a cambio de entregarle a Dios, gloria y honor.

El trabajo es para el hombre una necesidad vital, quien trabaja como cumplimiento de un deber impuesto por Dios, ¡que así es!, hace lo que tiene que hacer, hace lo correcto, y recibirá de Dios alegrías, que Dios mismo le tiene guardadas.

Trabaja en algo, no te estés sin hacer nada, porque estás preparado para cumplir con Dios.

Busca y encontrarás, porque tu fe, por tu oración, hace que Dios se ponga en acción.

No te desanimes ni sufras en demasía, porque si amas a la Virgen María, Ella abogará por ti, ante la Santísima Trinidad, un sólo Dios.

P. Jesús
© copyright