Saltar al contenido

20 de mayo de 2019

Lunes 20 de Mayo de 2.019

Tiempo Pascual /5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 14, 21-26

¿Amas a Jesús, Dios Hijo?

(Dijo Jesús a sus discípulos): 21El que recibe mis preceptos y los guarda, ése es el que me ama; el que me ama a mí será amado de mi Padre y yo le amaré y me manifestaré a Él.

22Díjole Judas, no el Iscariote: Señor, ¿qué ha sucedido para que hayas de manifestarte a nosotros, y no al mundo? 23Respondió Jesús y le dijo: Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y en él haremos morada. 24El que no me ama no guarda mis palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre, que me ha enviado. 25Os he dicho estas cosas mientras permanezco entre vosotros; 26pero el Abogado, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, ése os lo enseñará todo y os traerá a la memoria todo lo que yo os he dicho.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¿Amas a Jesús, Dios Hijo?

Si le amases de verdad, aceptarías sus preceptos y los guardarías; si no lo haces, no amas a Dios.

Algunos viven diciendo que aman a Dios, y a la vez sirven al mundanismo; dan de sí lo que sea, bueno o malo, con tal de recibir de los hombres del mundo, de los que no temen ni honran a Dios, dinero, fama, poder… Estos no aman a Dios, porque amar a Dios, es servir a Dios, y no servir al mundanismo.

El que dice querer hacer un bien, pero usa del mal para recibir este bien que anhela, es un pecador, busca un atajo para tener éxito. José, el que fue vendido por sus malos hermanos, siempre hizo el bien; no deseó el éxito, fue encarcelado injustamente, y lo resistió todo, teniendo siempre éxito, porque Dios se lo daba por su bondad. Repasa la Sagrada Biblia, y verás cuántas maravillas hacen las verdaderas personas de fe.

Mira las obras del que va por las plazas diciendo tener fe, y luego aplaude, a escondidas, al mundano, al famoso, al que tiene dinero sin habérselo ganado honradamente.

P. Jesús

© copyright