Saltar al contenido

2 de julio de 2020

Jueves 2 de Julio de 2.020

Tiempo Ordinario/13º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 9, 1-8

Ánimo, tus pecados están perdonados

1Subió (Jesús) luego a una barca, y, haciendo la travesía llegó a su ciudad. 2Le presentaron a un paralítico acostado en su lecho, y viendo Jesús la fe de aquellos hombres, dijo al paralítico: Confía, hijo; tus pecados te son perdonados. 3Algunos escribas dijeron dentro de sí: Este blasfema. 4Jesús, conociendo sus pensamientos, les dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? 5¿Qué es más fácil, decir <<Tus pecados te son perdonados>>, o decir <<Levántate y anda>>? 6Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene sobre la tierra poder de perdonar los pecados, dijo al paralítico: Levántate, toma tu lecho y vete a casa. 7El, levantándose, fuese a su casa. 8Viendo esto, las muchedumbres quedaron sobrecogidas de temor y glorificaban a Dios de haber dado tal poder a los hombres.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Ánimo, tus pecados están perdonados

Uno era el paralítico, los otros le acompañaban, pero todos tenían fe y, por la fe de todos, Dios, Jesús, perdonó LOS PECADOS del paralítico. Lo hizo, pudo hacerlo; podía hacerlo y lo hizo.

Unámonos todos y recemos con fe a Dios Padre, en nombre de Dios Hijo, por el pecador, por el enfermo y, que rece él mismo, y Dios le perdona sus pecados y lo cura también. Pero rezando y con fe, llevémosle y vayamos a la Iglesia, al Sagrario, a la Comunión, pasando antes por la confesión, y allí hallaremos a Jesús que nos dirá, al ver nuestra fe: Tus pecados le son perdonados.

Y siempre habrá quien se escandalizará del poder de Dios. Pero, ¡Dios es Dios! ¿Qué problema hay que haga de Dios?

P. Jesús
© copyright