Saltar al contenido

19 de septiembre de 2018

Miércoles 19 de Septiembre de 2.018

Tiempo Ordinario /24º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 7, 31-35

Amando a Dios

(Dijo Jesús): 31¿A quién, pues, compararé yo a los hombres de esta generación y a quién son semejantes? 32Son semejantes a los muchachos que, sentados en la plaza, invitan a los otros diciendo: Os tocamos la flauta, y no danzasteis; os cantamos lamentaciones, y no llorasteis. 33Porque vino Juan el Bautista, que no comía pan ni bebía vino, y decíais: Tiene demonio. 34Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y decís: Es comilón y bebedor de vino, amigo de publicanos y pecadores. 35Y la sabiduría ha sido justificada por todos sus hijos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Amando a Dios

El que ama a Dios, no le juzga, acepta sus hechos, pensando que Dios tiene motivos de hacer lo que hace; si va al pecador, es por saber lo que contiene su corazón, y sabe que se está arrepintiendo de sus pecados.

Dios vino al mundo a servir. ¡No lo olvides, hermano!

No vino Dios a ser un gran caudillo y guerrero; Dios, Jesús, vino al mundo a dar el Amor de Dios, y esto hizo, curando a los enfermos, consolando, ayudando a todos a tener una nueva vida, la vida de la salvación, la vida de saber cómo te Ama Dios.

Si supieras cómo te Ama Dios, dejarías que Jesús, Dios, viniera a comer a tu casa, sí, a la tuya, pecador.

Todos los hombres son pecadores, y algunos son corruptos.

Por eso vino Dios al mundo, para que los pecadores se confesaran y se salvaran.

Por eso vino Dios al mundo, para que los corruptos dejaran su corrupción y se confesaran de sus pecados.

Dios vino al mundo a dar su Amor. ¿Lo quieres?… Confiésate y no peques más.

P. Jesús

© copyright