Saltar al contenido

19 de junio de 2019

Miércoles 19 de Junio de 2.019

Tiempo Ordinario /11º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 6, 1-6.16-18

Oración y ayuno

(Dijo Jesús a sus discípulos): 1Estad atentos a no hacer vuestra justicia delante de los hombres para que os vean; de otra manera no tendréis recompensa ante vuestro Padre, que está en los cielos.

2Cuando hagas, pues, limosna, no vayas tocando la trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa.3Cuando des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace la derecha, 4para que tu limosna sea oculta, y el Padre, que ve lo oculto, te premiará.

5Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar de pie en las sinagogas y en los ángulos de las plazas, para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa. 6Tú, cuando ores, entra en tu cámara y, cerrada la puerta, ora a tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.

16Cuando ayunéis, no aparezcáis tristes, como los hipócritas, que demudan su rostro para que los hombres vean que ayunan; en verdad os digo, ya recibieron su recompensa. 17Tú, cuando ayunes, úngete la cabeza y lava tu cara,18para que no vean los hombres que ayunas, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Oración y ayuno

Dios te ha premiado por tu justicia escondida, la de hacer el bien por amor a Él, a Dios, a Jesús.

Hoy, hoy que puede empezar para ti una nueva vida, si renuncias al pecado y te unes a la oración y al ayuno, por amor a Dios, y acción de penitencia por el dolor que padeció Cristo crucificado.

¡Vamos, vamos!, ¿no me digas que te has olvidado de que Dios te ama? ¿Cómo puede ser que hayas perdido la memoria tan pronto?…

¡Haz un acto de fe!

Hoy ya no se habla de hacer un acto de fe, todo se tiene que consultar, todo se tiene que entender, y se pierde la alegría de la fe. Antes, la gente buena decía, “Creo, porque tengo fe”. Y no entraba en discusiones o pleitos, ni en contiendas ni maltrato, la gente vivía su fe, y punto.

Ahora muchos discuten y se enfadan porque unos son de un grupo o movimiento católico, y otros de otro, o van en busca de los que aún van por libre para que sean de ellos, y si no lo son, se enfadan. Eso hablando de los mismos católicos, porque también hay los pleitos entre católicos y protestantes, entre unas religiones y filosofías, y la Verdad, la fe Católica, la única que tiene a Dios vivo, y, siendo Dios, puede vivir en una Hostia consagrada; ¿por qué no?… ¡Es de fe!

P. Jesús
© copyright