Saltar al contenido

17 de noviembre de 2018

Sábado 17 de Noviembre de 2.018

Tiempo Ordinario /32º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 18, 1-8

Orar en todo tiempo

1Les dijo (Jesús a sus discípulos) una parábola para mostrar que es preciso orar en todo tiempo y no desfallecer, 2diciendo: Había en una ciudad un juez que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres. 3Había asimismo en aquella ciudad una viuda que vino a él diciendo: Hazme justicia contra mi adversario. 4Por mucho tiempo no le hizo caso; pero luego se dijo para sí: Aunque, a la verdad, yo no tengo temor de Dios ni respeto a los hombres, 5mas, porque esta viuda me está cargando, le haré justicia, para que no acabe por molerme. 6Dijo el Señor: Oíd lo que dice este juez inicuo. 7¿Y Dios no hará justicia a sus elegidos, que claman a Él día y noche, aun cuando los haga esperar? 8Os digo que hará justicia prontamente. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe en la tierra?

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Orar en todo tiempo

Dios es un Juez bueno, ¡el mejor!, que decide sobre ti, presentados ante Él, tú y la otra parte, eso que quieres, eso, digamos, que es la otra parte, que puedes tener o no tener, porque hay la libertad natural de la misma ley natural, pero si tú insistes ante el Juez, Él apoyará tu causa, aunque lo natural no viniera a ti, sino que libremente va a donde quiere ir; pero si es algo bueno lo que pides, si es para hacer un bien, sobre todo si es para dar Gloria a Dios, haciendo y siendo un bien, eso por lo que pides y quieres y deseas y esperas y oras, entonces, el Juez decide, aunque la naturaleza se oponga; a eso, muchos llaman milagros, y es lo que Dios hace, si hay fe y se le ora a toda hora.

Medita, y verás las ventajas de orar a Dios, a este Juez bueno que hace siempre el bien.

Ora, ora, ¡ora más!

P. Jesús

© copyright