Saltar al contenido

17 de julio de 2020

Viernes 17 de Julio de 2.020

Tiempo Ordinario/15º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 12, 1-8

El hambre

1Por aquel tiempo iba Jesús un día de sábado por los sembrados; sus discípulos tenían hambre y comenzaron a arrancar espigas y comérselas. 2Los fariseos que lo vieron, dijéronle: Mira que tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en sábado. 3Pero Él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David cuando tuvo hambre él y los que le acompañaban? 4¿Cómo entró en la casa de Dios y comieron los panes de la proposición, que no les era lícito comer a él y a los suyos, sino sólo a los sacerdotes? 5¿Ni habéis leído en la Ley que el sábado los sacerdotes en el templo violan el sábado sin hacerse culpables? 6Pues yo os digo que lo que aquí hay es más grande que el templo. 7Si entendierais qué significa <<Misericordia quiero y no sacrificio>>, no condenaríais a los inocentes. 8Porque el Hijo del hombre es señor del sábado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El hambre

El hambre permite comer a los discípulos de Jesús, mientras estaba con ellos. Y Dios sigue vivo, porque murió y resucitó, y por lo cual puedes comer si tienes hambre, si es que vives en Gracia de Dios, si es que cumples con los mandamientos y usas de los sacramentos, y practicas la Caridad con humildad, esa humildad que te da una paz llena de alegría, la alegría de la fe, de creer en Dios y, por esa fe, servir a todas las personas con tu bondad, sin hacer mal a nadie, ni por mucho mal que te hagan.

Las bases de la doctrina cristiana son fáciles de seguir, y además te dan la alegría de la humildad, porque el humilde obedece y cumple con Dios, Jesús, que en todo el Evangelio está escrito quién fue, lo que hacía y lo que predicó.

Ama el Evangelio. Lee el Evangelio. Practica el Evangelio. Propaga el Evangelio de la fe.

P. Jesús
© copyright