Saltar al contenido

16 de junio de 2020

Martes 16 de Junio de 2.020

Tiempo Ordinario/11º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 5, 43-48

Amad a vuestros enemigos

(Dijo Jesús a sus discípulos): 43Habéis oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo.

44Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, 45para que seáis hijos de vuestro Padre, que está en los cielos, que hace salir el sol sobre malos y buenos y llueve sobre justos e injustos. 46Pues si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen esto también los publicanos? 47Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen eso también los gentiles? 48Sed, pues, perfectos, como perfecto es vuestro Padre, celestial.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Amad a vuestros enemigos

Ellos, vuestros enemigos, que si eres bueno y tienes y vives la fe, tendrás enemigos, porque es de fe y Dios mismo lo dijo, que los buenos, los que quieran seguirlo, tendrían enemigos, incluso de su misma casa, así que no te extrañes de nada, no te creas diferente a otros, porque todos los santos pasaron por lo mismo y amaron a sus enemigos. Y también todos los santos tuvieron tiempos de paz, para trabajar, para hacer su labor, cumplir con su misión; así que contigo, amad@ de Dios, la historia se repite, porque tú, tú vas a ser sant@, ¡claro que sí!, porque la acción de Dios sigue moviéndose por este mundo, y tus enemigos, con sus maldades, te hacen ser mejor; ¡ámalos!, porque gracias a ellos, te llenas de virtudes cuando das bien por mal, cuando comprendes que es un pecado ser malos como ellos lo son, y comprendes que si no cambian y no piden perdón a Dios, yendo a confesarse, van a ir al Infierno eterno; y eso es muy malo para ellos; tenles compasión, y amándolos, reza por ellos, estando alegre y content@ de que tú seas bueno y no como ellos que te persiguen, para caer en su propia tentación y perderse las delicias y los goces de la vida eterna en el Reino Celestial. Quien hace mal se vuelve malo, y los malos, por muy cara de buenos que quieran poner, son malos y son dignos de misericordia, porque van a sufrir mucho antes de morir. La vida es muy larga, la vida trae muchas sorpresas, sobre todo a los buenos y de fe, porque la fe mueve montañas. Sólo hay que pedir las cosas a Dios Padre, en nombre de Jesús y por intercesión de la Virgen María, y las cosas cambian de la noche a la mañana; y los perdedores pueden ser, por Dios, triunfadores, porque no sólo triunfa quien gana, sino quien tiene paciencia para dejar pasar los años, y todo cambia con la mayoría de edad.

No hay penas que cien años duren para los buenos; para los malos, les duran toda una eternidad, ¡es de fe!

P. Jesús
© copyright