Saltar al contenido

15 de noviembre de 2019

Viernes 15 de Noviembre de 2.019

Tiempo Ordinario /32º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 17, 26-37

El día que se manifieste el Hijo del Hombre

(Dijo Jesús a sus discípulos): 26Como sucedió en los días de Noé, así será en los días del Hijo del hombre. 27Comían, bebían, tomaban mujer los hombres, y las mujeres marido, hasta el día en que Noé entró en el arca, y vino el diluvio y los hizo perecer a todos. 28Lo mismo en los días de Lot: comían y bebían, compraban y vendían, plantaban y edificaban; 29pero, en cuanto Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, que los hizo perecer a todos. 30Así será el día en que el Hijo del hombre se revele. 31Aquel día, el que esté en el terrado y tenga en casa sus enseres, no baje a cogerlos; e igualmente el que esté en el campo, no vuelva atrás. 32Acordaos de la mujer de Lot. 33El que busque guardar su vida, la perderá, y el que la perdiere, la conservará. 34Dígoos que en aquella noche estarán dos en una misma cama, uno será tomado y otro dejado. 35Estarán dos moliendo juntas, una será tomada y otra será dejada. 36Y tomando la palabra, le dijeron: ¿Dónde será, Señor? 37Y les dijo: Donde esté el cuerpo, allí se juntarán los buitres.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El día que se manifieste el Hijo del Hombre

Ese día, ese momento, en que será el fin del mundo, todos estarán en sus cosas, todos en sus asuntos, y los que han decidido tener una vida para Dios, esos estarán ocupados en ello, en las cosas de Dios, y serán llevados al Cielo, y allí se les pondrá el vestido blanco, y la corona de santidad brillará para ellos, y todos verán cómo amaron a Dios. Ese día, será día de gozo y de plenitud espiritual, donde las almas sentirán, vivirán, la presencia de Dios, y conocerán todos, el amor con que Cristo los ama, con que Dios los ama; y la Consolación de Dios Espíritu Santo, será alegría cumplida, porque nada habrá que consolar, porque la dicha será tal, que no cabrá dolor alguno, y los seres queridos que se pierdan en el Infierno, quedarán en el olvido, porque Dios los olvidará definitivamente, y si Dios no los recuerda, nadie los recordará, porque se vivirá en Dios, para Dios, en la libertad de haber elegido su Amor, y haber servido al Cordero de Dios, propagando el Evangelio, haciéndolo vivo en cada uno, con su ejemplo.

Da buen ejemplo y vive feliz, pensando en que Dios premia a los buenos. A ti.

P. Jesús
© copyright