Saltar al contenido

14 de septiembre de 2020

Lunes 14 de Septiembre de 2.020

Tiempo Ordinario/24º -Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 3, 13-17

Jesús bajó del cielo

13(Dijo Jesús a Nicodemo): Nadie subió al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre, que está en el cielo. 14A la manera que Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es preciso que sea levantado el Hijo del hombre, 15para que todo el que creyere en Él tenga la vida eterna.

16Porque tanto amó Dios al mundo, que le dio su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga la vida eterna; 17pues Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para que juzgue al mundo, sino para que el mundo sea salvo por Él.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Jesús bajó del cielo

Dios en Unidad, ama todo lo creado de sus manos, y lo cuida. Necesitando el hombre, la persona, de los cuidados de Dios, porque sin Dios la persona muere, se lo pasa mal, muy mal en esta vida; y sabiéndolo Dios en Unidad, en Dios Hijo, Jesucristo, en Jesús, bajó del cielo, y tomando forma humana dentro de las entrañas purísimas de María, su Madre, se formó en huesos, carne, sangre; y adoptando la figura del hombre humano racional, Dios usó de la mente humana como la usan las demás personas, como la usas tú, pero siendo Dios, tenía y tiene toda la potencia de su Ser en el ser de Jesús, por eso podía hacer milagros, y es el único hombre que ha hecho milagros en Su Nombre, santo nombre, el nombre de Dios, Jesús.

Sí, aquí estuvo Jesús, y vivió en Israel, tierra bendita por haber visto y cobijado en ella a Dios mismo, Jesús.

Dios no abandona nunca a los suyos, aunque estos, entretenidos en las cosas del mundo, parezca, y a veces ocurra, que se olvidan de Dios y van a la suya, y entonces no tienen buena vida y se lamentan de sus desgracias y sufren su decadencia y la de los demás; pero mira, ¡Jesús vive!

Jesús, Dios, vive, aún hoy, en cuerpo y alma, y está en el Sagrario; y lo comes cuando Comulgas; y dentro de ti, Él vive, mientras tú vivas en Gracia de Dios.

Vino Dios al mundo, bajó Dios del Cielo y entró en el mundo como persona humana, formándose su cuerpo dentro del cuerpo virginal de María Inmaculada concebida. Si no tienes fe, te será difícil de creer, pero los que tienen fe, fe de verdad, lo creen y lo divulgan.

¡Dios, Jesús, bajó del Cielo!

Ten fe, y si no tienes fe, ¡pídela!, porque Dios, Jesús, dijo: “¿qué quieres de Mí?” Y la fe sólo puede darla Dios. Así que pide a Dios, a Jesús, que te dé Dios la fe, o que te la aumente, o que no permita que la pierdas. Todo lo que pidas a Jesús con fe, eso obtendrás de Dios en Unidad.

Amén.

P. Jesús
© copyright