Saltar al contenido

14 de octubre de 2019

Lunes 14 de Octubre de 2.019

Tiempo Ordinario /28º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 11, 29-32

La generación mala, sigue

29Creciendo la muchedumbre, comenzó (Jesús) a decir: Esta generación es una generación mala; pide una señal, y no le será dada otra señal que la de Jonás. 30Porque como fue Jonás señal para los ninivitas, así también lo será el Hijo del hombre para esta generación. 31La reina del Mediodía se levantará en el juicio contra los hombres de esta generación y los condenará, porque vino desde los confines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y hay aquí algo más que Salomón. 32Los ninivitas se levantarán en el juicio contra esta generación y la condenarán, porque hicieron penitencia a la predicación de Jonás, y hay aquí más que Jonás.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La generación mala, sigue

Siguen existiendo los que buscan una señal, los que no quieren leer la Sagrada Biblia, ni dejarse guiar por el Catecismo de la Iglesia Católica; ellos siguen pidiendo una señal; además, una señal que convenza a cada uno. Y Dios no está por estas cosas, Dios subió a los Cielos para preparar la morada de los justos; y todo aquel que pide una señal, no es justo, es malo; sigue, hoy en día, gente que reta a Dios con insolencia, con altivez de corazón; y Dios hace lo mismo que hizo ante Herodes, calla y se va.

Todos estos que van a comulgar en pecado mortal, que no quieren confesar sus pecados, cada uno con Dios, mediante el sacerdote que está en el confesonario, son malos, son de la generación mala y perversa, que cree tener a Dios y no lo tiene, porque Dios no puede estar, no está, con los pecadores. Si tú quieres recibir a Dios en la Comunión, primero pasa humildemente y con fe verdadera, por la Confesión. Y luego, luego sí que tendrás a Dios.

¡Vamos! Te animo a ir al confesonario y recibir, por voz del sacerdote, el perdón de Dios. Porque las llaves del Cielo, ¿sabes dónde están?… sí, ¡en Pedro!, en el Papa, y los Cardenales y Obispos y sacerdotes que están en comunión con él, con el Santo Padre. Así son las cosas, y no van a cambiar, ¡Jamás!

P. Jesús
© copyright