Saltar al contenido

14 de marzo de 2019

Jueves 14 de Marzo de 2.019

Tiempo de cuaresma/1º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 7, 7-12

La oración

(Dijo Jesús a los discípulos): 7Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. 8Porque quien pide recibe, quien busca halla y a quien llama se le abre. 9Pues ¿quién de vosotros es el que, si su hijo le pide pan, le da una piedra, 10o, si le pide un pez, le da una serpiente? 11Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre, que está en los cielos, dará cosas buenas a quien se las pide!

12Por eso, cuanto quisieres que os hagan a vosotros los hombres, hacédselo vosotros a ellos, porque ésta es la Ley y los Profetas.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La oración

Entabla con Dios una relación íntima, personal, espiritual, con la oración, y pídele, y dale gracias por todo lo que te dé, aunque no te guste, pero dale las gracias por no tener algo peor. Ten por seguro, que Dios te ha dado lo mejor; entonces agradéceselo, y pide que te dé lo que quieras, porque Dios, quiere que pidas, y si ahora no tienes lo que pediste, ¡sigue pidiendo!, porque quizás más adelante, sí que sea lo mejor para ti.

Y confía, confía en que el Amor y la Bondad de Dios, te ha dado, te da, lo mejor.

Dios, digamos, en plan humano, que también está “limitado”, por lo que otros piden, y por el mal que libremente hay en el mundo, ¡y hay!, y Dios, no quiere, no puede, no tener en cuenta la libertad de todos, pero, ¡tú pide!, pide para que todos acepten la voluntad de Dios, para que todos hagan el bien y lo bueno, y será más fácil para ti, que tus cosas sean mejores.

La oración lo puede todo: reza, ora, habla con Dios.

P. Jesús

© copyright