Saltar al contenido

13 de enero de 2019

Domingo 13 de Enero de 2.019

Tiempo de  Navidad/ 4º -Fiesta del bautismo del Señor

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 3, 15-16.21-22

Uno es el que habla, Dios el que convence

15Hallándose el pueblo en ansiosa expectación y pensando todos entre sí de Juan, si sería él el Mesías, 16Juan respondió a todos diciendo: Yo os bautizo en agua, pero llegando está otro más fuerte que yo, a quien no soy digno de soltarle la correa de las sandalias: Él os bautizará en Espíritu Santo y en fuego.

21Aconteció, pues, cuando todo el pueblo se bautizaba, que, bautizado Jesús y orando, se abrió el cielo,22y descendió el Espíritu Santo en forma corporal, como una paloma, sobre Él, y se dejó oír del cielo una voz: <<Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco>>.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Uno es el que habla, Dios el que convence

La fuerza de la Gracia viene de Dios; la palabra es del profeta que está a las órdenes de Dios, que habla con las obras y sentencia con la realidad de lo que es, de lo que hay, de la Verdad.

Un sacerdote, un apóstol, habla, y el corazón humano se conmueve por la fuerza del Amor en acción, por la Gracia de Dios Espíritu Santo.

San Juan hablaba, y la fuerza de la Gracia abrió los cielos, y Dios Padre habló, mientras Dios Espíritu Santo, en forma de paloma, descendió posándose sobre Él, Dios, Jesús, la Palabra hecha carne, el Verbo con cuerpo humano, llamado Jesús, siendo Dios.

Uno-a te habla de Dios, y Dios te da la fuerza para que tengas la Gracia de aceptar la Palabra, el Verbo, a Dios.

Habla de Dios y deja que Dios haga su labor: dar su Amor, que por tu palabra, los corazones se propician a recibirlo; pero es Dios el mejor, el único que sembró y hace hablar, y permite que tu voz entre en el corazón de quien te escucha y ve tus obras y palabras de caridad. El amor, y sólo el amor, puede llegar al corazón de quien te escucha, porque si tienes amor verdadero, si posees caridad, entonces, es que Dios te ha entregado la fuerza de su Gracia para que seas instrumento de su Paz.

La paz precede a todo lo bueno; sin paz, se pierde siempre. Donde hay paz, se gana, y a veces, aunque se pierda. Quien tenga corazón para comprender, que comprenda, y hable de Dios y llegue con sus palabras al corazón de las gentes, porque uno es el que habla y Dios el que convence.

Amén.

P. Jesús

© copyright