Saltar al contenido

12 de mayo de 2020

Martes 12 de Mayo de 2.020

Tiempo Pascual/5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 14, 27-31a

La paz de Dios vive en la lucha constante

(Dijo Jesús a sus discípulos): 27La paz os dejo, mi paz os doy; no como el mundo la da os la doy yo. No se turbe vuestro corazón ni se intimide. 28Habéis oído que os dije: Me voy y vengo a vosotros. Si me amarais, os alegraríais, pues voy al Padre, porque el Padre es mayor que yo. 29Os lo he dicho ahora, antes que suceda, para que, cuando suceda, creáis. 30Ya no hablaré muchas cosas con vosotros, porque viene el príncipe del mundo, que en mí no tiene nada; 31apero conviene que el mundo conozca que yo amo al Padre, y que, según el mandato que me dio el Padre, así hago.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La paz de Dios vive en la lucha constante

Constantemente vas a ser probado en tu fe, por tu fe, y deberás dejar la cobardía y resistir a los sentimientos de justicia y felicidad que desea tu corazón, que está preparado para vivir en el Reino Celestial, allí donde la paz es Paz, sin perturbaciones, sin lucha, porque la lucha acaba en este mundo; aquí se lucha para salir de este mundo e ir al Padre, a Dios, que quiere mecerte entre sus amorosos brazos y besarte, abrazándote de continuo; pero algunos no quieren ir al Padre Biológico, que es Dios Padre, y prefieren ir al orfanato del Infierno, porque algunos creen que Dios no los ama; algunos creen que el amor de Dios es hacer “niños yogur”, consentidos de tal manera, que sólo quieren ser felices ellos y no pretenden jamás alegrar la vida de los demás; esos son los malos, los que obran mal para vivir ellos bien; pero el que se sabe amado por Dios, el que cree y confía en Jesús, Dios Salvador, éste lucha a su lado, al lado de la Iglesia que fundó Cristo, perteneciendo a ella, siendo fiel a ella, a pesar de los malos hijos que están en Casa, en la Iglesia Católica, pretendiendo cambiarla, ¡que hay de esos, hay!

La paz que vas a vivir tú, fiel a Cristo, a la Iglesia Católica que fundó Él, Cristo, Dios mismo, y que, por siglos, Ella sola fue luz en la oscuridad, hasta que hace pocos siglos, muy pocos, Lutero se separó de Ella, de la única Iglesia de Dios, la Católica, Apostólica y Romana, y creó la suya propia, sacada de la verdadera y cambiada, y luego, otros, como él, también han ido y están cambiando las Escrituras, el Evangelio de la fe.

La fe lucha para vivir la Paz, esa paz de cumplir con toda la voluntad del Padre, que Cristo, Dios Hijo, enseñó, y es así la doctrina verdadera, la petición directa de Dios de amarlo sobre todas las personas y cosas, la de amar a los demás como a uno mismo, cumpliendo con los 10 mandamientos de la Ley de Dios, usando de la oración, los sacramentos y aceptando la realidad, viviendo siempre haciendo el bien por amor a Dios.

Los protestantes se apartan de Cristo, porque no aceptan sus reglas, no aceptan su única Iglesia, ¡la que fundó Dios, Cristo!, la que aún sigue y seguirá por los siglos de los siglos, hasta la eternidad celestial. Y aunque el mismo Dios lo dijo, que ni uno era bueno, los que han recibido mal de otros, y algunos de esos malos son católicos, esos, por no luchar por la paz, se van de la Iglesia, y algunos fundan otras, sacadas sus enseñanzas de las mismas enseñanzas de Jesús, Dios Hijo, y es porque no lucharon por la paz, cobardemente se dejaron ganar por la turbación de su corazón que estaba predispuesto a la felicidad, a ser felices ellos; y es Dios quien tiene que ser feliz contigo, pases lo que pases, vivas lo que vivas, te hagan lo que te hagan; esa es la paz de Dios; tener su Paz, es tener su Amor, que te da siempre, pero que sólo lo puedes recibir y lo recibes, si vives en Gracia de Dios. ¿Ya vives en Gracia de Dios?; si necesitas de confesión, ve a por ella, a la Iglesia Católica, que tiene las llaves del Cielo.

Hijo de Dios, confía en la Historia y únete a la Historia, viviendo la fe católica. Eso es lo mejor para ti, para todos, para Dios.

P. Jesús
© copyright