Saltar al contenido

12 de julio de 2020

Domingo 12 de Julio de 2.020

Tiempo Ordinario/15º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 13, 1-23

Esos, tantos, que buscan a Dios

1Aquel día salió Jesús de casa y se sentó junto al mar. 2Se le acercaron numerosas muchedumbres. Él, subiendo a una barca, se sentó, quedando las muchedumbres sobre la playa, 3y Él les dijo muchas cosas en parábolas: Salió un sembrador a sembrar, 4y de la simiente, parte cayó junto al camino, y, viniendo las aves, la comieron. 5Otra cayó en un pedregal, donde no había tierra, y luego brotó, porque la tierra era poco profunda; 6pero, levantándose el sol, la agostó, y, como no tenía raíz, se secó. 7Otra cayó entre espinas, las cuales crecieron y la ahogaron. 8Otra cayó sobre tierra buena y dio fruto, una ciento, otra sesenta, otra treinta. 9El que tenga oídos, que oiga.

10Acercándosele los discípulos, le dijeron: ¿Por qué les hablas en parábolas?  11Y les respondió diciendo: A vosotros os ha sido dado conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ésos, no. 12Porque al que tiene, se le dará más y abundará, y al que no tiene, aun aquello que tiene le será quitado. 13Por esto les hablo en parábolas, porque viendo no ven y oyendo no oyen ni entienden; 14y se cumple con ellos la profecía de Isaías, que dice:

<<Cierto oiréis y no entenderéis y no conoceréis. 15Porque se ha endurecido el corazón de este pueblo, y se han hecho duros de oídos, y han cerrado sus ojos, para no ver con sus ojos y no oír con sus oídos, y para no entender en su corazón y convertirse, que yo los curaría>>.

16¡Pero dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! 17Pues en verdad os digo que muchos profetas y justos desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, y no lo oyeron.

18Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador. 19A quien oye la palabra del reino y no la entiende, viene el maligno y le arrebata lo que se había sembrado en su corazón; esto es lo sembrado junto al camino. 20Lo sembrado en terreno pedregoso es el que oye la palabra y, desde luego, la recibe con alegría;21pero no tiene raíces en sí mismo, sino que es voluble, y en cuanto se levanta una tormenta o persecución a causa de la palabra, al instante se escandaliza. 22Lo sembrado entre espinas es el que oye la palabra; pero los cuidados del siglo y la seducción de las riquezas ahogan la palabra y queda sin dar fruto. 23Lo sembrado en buena tierra es el que oye la palabra y la entiende, y da fruto, uno ciento, otro sesenta, otro treinta.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Esos, tantos, que buscan a Dios

Sí, seguro que si hoy viviera Dios, Jesús, como vivió hace dos mil años, seguro que también muchos, tantos, lo buscarían e irían a escucharle.

En aquellos tiempos, Dios, Jesús, también les habló, pero en parábolas, y la gente quedaba maravillada. Hoy, sus discípulos, el Papa, hablan claramente. Existe la Doctrina Católica, que contiene las enseñanzas de Dios, expuestas para ponerlas en práctica.

Un acto de caridad es propagar la Doctrina Católica; aquí tienes el link al Catecismo de la Iglesia Católica: http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/index_sp.html

Lee y busca el tema de tu-s duda-s, y llénate de la alegría de saber cómo llevar una vida santa.

La Iglesia está para ayudarte a la santidad.

P. Jesús
© copyright