Saltar al contenido

11 de noviembre de 2020

Miércoles 11 de Noviembre de 2.020

Tiempo Ordinario/32º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 17, 11-19

Los diez leprosos

11Yendo (Jesús) hacia Jerusalén, atravesaba por entre la Samaria y la Galilea, 12y entrando en una aldea, le vinieron al encuentro diez leprosos, que a lo lejos se pararon, 13y, levantando la voz, decían: Jesús, Maestro, ten piedad de nosotros. 14Viéndolos, les dijo: Id y mostraos a los sacerdotes. En el camino quedaron limpios. 15Uno de ellos, viéndose curado, volvió glorificando a Dios a grandes voces, 16y cayendo a sus pies, rostro en tierra, le daba las gracias. Era un samaritano. 17Tomando Jesús la palabra, dijo: ¿No han sido diez los curados? Y los nueve, ¿dónde están? 18¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero? 19Y le dijo: Levántate y vete, tu fe te ha salvado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Los diez leprosos

Me han dicho que tenías lepra y Dios te curó; me han dicho que después de ser curado de tu lepra, al verte sano, decidiste ser mundano y llenarte los bolsillos de dinero y el cuerpo de fornicación. Me han dicho que no volviste a dar gracias a Dios, sino que seguiste tu camino por la senda del mal, mientras Dios esperaba y espera que le brindes tu piedad.

Hijo, hija, no está bien que hagas el mal.

Dices que habías sufrido tanto en tu vida, que ahora, limpio, limpia, querías probar la felicidad que otros tienen.

….

Ha pasado el tiempo… ¿Cómo te va?

Lloras de dolor. ¿Por qué? Dime, ¿no te había devuelto la salud, Dios?

Sí, lo sabía, no has sido feliz tampoco.

Ven, ven conmigo… Jesús quiere que te diga que te ama, que siempre te ha amado; que eres un hijo al que curó para que vieras cuánto te ama Dios.

¡Alabado sea el Señor! Dices que lo has visto, que lo sabes y te has arrepentido, que por eso has venido a mi encuentro, para que te confiese. ¡Qué feliz soy! ¡Qué feliz está Dios! Has regresado de tu pecado.

Los ángeles cantan.

P. Jesús
© copyright