Saltar al contenido

11 de marzo de 2014

Martes 11 de Marzo de 2.014

Evangelio:

San Mateo 6, 7-15

Orando

Mat 6:7  Y orando, no seáis habladores como los gentiles, que piensan ser escuchados por su mucho hablar.
Mat 6:8  No os asemejéis, pues, a ellos, porque vuestro Padre conoce las cosas de que tenéis necesidad antes que se las pidáis.
Mat 6:9  Así, pues, habéis de orar vosotros: Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre,
Mat 6:10  venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, como en el cielo, así en la tierra.
Mat 6:11  El pan nuestro de cada día dánosle hoy,
Mat 6:12  y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores,
Mat 6:13  y no nos pongas en tentación, mas líbranos del mal.
Mat 6:14  Porque, si vosotros perdonáis a otros sus faltas, también os perdonará a vosotros vuestro Padre celestial.
Mat 6:15  Pero, si no perdonáis a los hombres las faltas suyas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestros pecados.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Orando

Dios escucha y ve, ve tus buenas obras, y por ellas, por tus buenas obras de caridad, no necesitas de las excesivas palabras de oratoria.

Dios te conoce bien.

Conócete tú también, y más que por tus palabras, te conocerás por tus obras, porque lo que haces y lo que dices a los demás, cuenta a la hora de ser oída tu oración.

Confía en Aquel que te conoce de toda la vida: ¡Dios!

P. Jesús

© copyright