Saltar al contenido

10 de mayo de 2019

Viernes 10 de Mayo de 2.019

Tiempo Pascual /3º -San Juan de Ávila

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 5, 13-19

Misión de los discípulos en la tierra

(Dijo Jesús a sus discípulos): 13Vosotros sois la sal de la tierra; pero, si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Para nada aprovecha ya, sino para tirarla y que la pisen los hombres.

14Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse ciudad asentada sobre un monte. 15Ni se enciende una lámpara y se la pone bajo el celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a cuantos hay en la casa. 16Así ha de lucir vuestra luz ante los hombres, para que, viendo vuestras buenas obras, glorifiquen a vuestro Padre, que está en los cielos.

17No penséis que he venido a abrogar la Ley o los Profetas; no he venido a abrogarla, sino a consumarla. 18Porque en verdad os digo que mientras no pasen el cielo y la tierra, ni una jota, ni una tilde pasará (desapercibida) de la Ley, hasta que todo se cumpla. 19Si, pues, alguno descuidase uno de esos preceptos menores y enseñare así a los hombres, será tenido por el menor en el reino de los cielos; pero el que practicare y enseñare, éste será tenido por grande en el reino de los cielos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Misión de los discípulos en la tierra

Dijo Jesús: “Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué se salará? No vale más que para tirarla fuera y que la pisotee la gente”.

¡Ay!, de esos malos sacerdotes, que hacen maldades y se esconden, haciéndose pasar por buenos. Hay que denunciar al Obispo toda irregularidad en los sacerdotes. Tienes que saber de tu fe y del Magisterio de la Iglesia, porque Dios avisó de esa sal que se volvió sosa.

Ayudemos a los sacerdotes buenos, a los santos, denunciando al obispo lo que no hacen bien los malos sacerdotes, que hay. Todos lo sabemos ya.

El Papa, Luz del mundo, no se oculta. Él da la cara, y con él, todos los que le somos fieles. Demos un paso al frente y, con la frente en alto, digamos claro que no todos los sacerdotes son malos, sí que hay de malos; si entre los doce apóstoles, sólo quedaron once de buenos, pues, imagínate, multiplica y no te escandalices de nada. Si Judas engañó al mismo Jesús, muchos pueden y engañan al Papa. Es cuestión de matemáticas. Pero si Judas, al final, delató su maldad, deben delatarse también a los malos sacerdotes; ¡que den la cara y se marchen de la Iglesia del Papa, la única Iglesia Santa!, porque su fundador, Dios, es Santo; y todos, incluso el Papa, siguen a Cristo, y a quien se debe imitar es a Cristo, sólo a Él. De eso va la historia del hombre, de ver quién imita mejor a Dios, a Jesús de Nazaret.

P. Jesús

© copyright