Saltar al contenido

10 de febrero de 2019

Domingo 10 de Febrero de 2.019

Tiempo Ordinario /5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 5, 1-11

La muchedumbre quiere oír

1Agolpándose sobre Él (Jesús) la muchedumbre para oír la palabra de Dios, y hallándose junto al lago de Genesaret, 2vio dos barcas que estaban al borde del lago; los pescadores, que habían bajado de ellas, lavaban las redes. 3Subió, pues, a una de las barcas, que era la de Simón, y le rogó que se apartase un poco de tierra, y, sentándose, desde la barca enseñaba a las muchedumbres. 4Así que cesó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro y echad vuestras redes para la pesca. 5Simón le contestó y dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando y no hemos pescado nada; mas, porque tú lo dices, echaré las redes. 6Haciéndolo, capturaron una gran cantidad de peces, tanto que las redes se rompían, e hicieron señas a sus compañeros de la otra barca para que vinieran a ayudarles.7Vinieron, y llenaron las dos barcas, tanto que se hundían. 8Viendo esto Simón Pedro, se postró a los pies de Jesús, diciendo: Señor, apártate de mí, que soy hombre pecador. 9Pues así él como todos sus compañeros habían quedado sobrecogidos de espanto ante la pesca que habían hecho, 10e igualmente Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran socios de Simón. Dijo Jesús a Simón: No temas; en adelante vas a ser pescador de hombres. 11Y, atracando a tierra las barcas, lo dejaron todo y le siguieron.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La muchedumbre quiere oír

La gente del mundo, todos, se creen con derecho a saber, y ahora pasan de un canal a otro de televisión, escuchando todo; y lo mismo pretendían antes, en los tiempos de Jesús, escucharlo todo, saberlo, y opinar algunos y otros, escuchar y aceptar las opiniones de los que hablan más alto y claro, tengan o no, razón y razones, pero hay personas que quieren, les gusta, dar su veredicto de lo que escuchan; y otros, hay estos, que escuchan primero a Cristo, y luego escuchan a los que dicen su opinión sobre Dios. Y así siguen yendo las cosas en este mundo. Y cuántos han hallado a Dios cuando se han quedado solos, sea por enfermedad, sea por pérdidas económicas, o por ser víctimas de calumnias. Y en la soledad, sin los otros, aprenden a escuchar a Cristo y a tener su propia opinión.

Amigo, que no tenga que sobrevenirte nada malo, nada por lo que la gente te abandone, para que entres en soledad y decidas sobre ti mismo, quién es Dios para ti, quién es Cristo.

Dime, ¿quién es Cristo para ti, amigo-a?…

P. Jesús

© copyright