Saltar al contenido

10 de abril de 2019

Miércoles 10 de Abril de 2.019

Tiempo de cuaresma/5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 8, 31-42

No seas esclavo del pecado

31Jesús decía a los judíos que habían creído en Él: Si permanecéis en mi palabra, seréis en verdad discípulos míos, 32y conoceréis la verdad, y la verdad os librará. 33Respondiéronle ellos: Somos linaje de Abraham, y de nadie hemos sido jamás siervos; ¿cómo dices tú: Seréis libres? 34Jesús les contestó: En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es siervo del pecado. 35El siervo no permanece en la casa para siempre; el hijo permanece para siempre.36Si, pues, el Hijo os librare, seréis verdaderamente libres. 37Sé que sois linaje de Abraham; pero buscáis matarme, porque mi palabra no ha sido acogida por vosotros. 38Yo hablo lo que he visto en el Padre; y vosotros también hacéis lo que habéis oído de vuestro padre. 39Respondieron y dijéronle: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. 40Pero ahora buscáis quitarme la vida, a mí, un hombre que os ha hablado la verdad, que oyó de Dios; eso Abraham no lo hizo. 41Vosotros hacéis las obras de vuestro padre.

Dijéronle ellos: Nosotros no somos nacidos de fornicación, tenemos por padre a Dios. 42Díjoles Jesús: Si Dios fuera vuestro padre, me amarías a mí; porque yo he salido y vengo de Dios, pues yo no he venido de mí mismo, antes es Él quien me ha enviado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No seas esclavo del pecado

¡Quita peso a tu conciencia!, ¡límpiala de todo pecado!, y empieza de nuevo a verlo todo con el cristal de la fe, esa que te hará mantenerte en pie ante los hombres, porque ¡tantos están de rodillas!, esperando las migajas de una palmada en la espalda, de los que van de poderosos, de sabelotodo, y no supieron prevenir la crisis que había de venir. No hablo de la crisis económica, hablo de la crisis de fe, esa que, gracias a la económica, algunas almas recapacitan y han empezado a creer la verdad, el que todo eso del dinero no es lo mejor de la vida. ¿Veis?, si os lo venía diciendo, no hay mal que por bien no venga.

Y repito lo de ayer, ¡vamos al confesonario!

P. Jesús

© copyright