Saltar al contenido

1 de septiembre de 2020

Martes 1 de Septiembre de 2.020

Tiempo Ordinario/22º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 4, 31-37

Sé quien eres: el Santo de Dios

31(Jesús) Bajó a Cafarnaúm, ciudad de Galilea, y les enseñaba los días de sábado, 32y se maravillaban de su doctrina, porque su palabra iba acompañada de autoridad. 33Había en la sinagoga un hombre poseído del espíritu de un demonio impuro que gritaba a grandes voces: 34¡Ah! ¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a perdernos? Bien sé que eres el Santo de Dios. 35Jesús le ordenó diciendo: Cállate y sal de él. El demonio arrojando al poseso en medio, salió de él sin hacerle daño.36Quedaron todos pasmados, y mutuamente se hablaban diciendo: ¿Qué palabra es ésta, que con autoridad y poder impera a los espíritus impuros y salen? 37Por todos los lugares de la comarca se divulgó su fama.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Sé quien eres: el Santo de Dios

Hay quien tiene buena y verdadera fama de santidad, pero está solo; como Jesús, está solo.

Si a ti te ocurre esto, no sufras por vivir la misma vida que vivió Dios en ciertos acontecimientos que producen dolor. La vida del cristiano es una vida de sacrificios, renuncias, dolor y ayuda desinteresada a los que sufren y necesitan de consuelo, y aunque no sean católicos ni cristianos, ni judíos, si puedes hacerles un bien, ¡hazlo! Pero no te unas a los que no aman a Dios sobre todas las cosas y personas. Debes salvarte, como Dios quiere. Dios eligió a sus amigos, a sus apóstoles; tú debes elegir con quien convivir, con quien compartir tu vida de fe, y todo y así, puede que te salga un Judas.

¡A resistir, valiente! Tú sé siempre un buen discípulo de Jesús. Dios confía en ti, no lo defraudes queriendo.

P. Jesús
© copyright