Saltar al contenido

1 de septiembre de 2019

Domingo 1 de Septiembre de 2.019

Tiempo Ordinario /22º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 14, 1.7-14

No busques tu recompensa

1Habiendo entrado (Jesús) en casa de uno de los principales fariseos para comer en día de sábado, le estaban observando. 7Decía a los invitados una parábola, observando cómo escogían para sí los primeros puestos: 8Cuando seas invitado a una boda, no te sientes en el primer puesto, no sea que venga otro más honrado que tú, invitado por el mismo, 9y, llegando el que al uno y al otro os invitó, te diga: <<Cede a éste tu puesto>>, y entonces, con vergüenza, vayas a ocupar el último lugar. 10Cuando seas invitado, ve y siéntate en el postrer lugar, para que, cuando venga el que te invitó, te diga: <<Amigo, sube más arriba>>. Entonces tendrás gran honor en presencia de todos los comensales, 11porque el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado.

12Dijo también al que le había invitado: Cuando hagas una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a los parientes, ni a los vecinos ricos, no sea que ellos, a su vez, te inviten y tengas ya tu recompensa. 13Cuando hagas una comida, llama a los pobres, a los tullidos, a los cojos y a los ciegos, 14y tendrás la dicha de que no podrán pagarte, porque recibirás la recompensa en la resurrección de los justos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No busques tu recompensa

Invita a quien no pueda devolverte la fiesta. Ve a los enfermos, a los pobres, y diles la maravilla que les espera en el Cielo. Los tuyos, los de tu casa, los que conoces y sabes que conocen la fe católica, esos van a contestarte con alegría a la feliz y bendita fiesta que les espera en el Cielo; en cambio, los enfermos, los pobres, te dirán, te preguntarán por qué Dios no les ayuda más; y tú les dirás, “he venido yo, por Él y con Él”; y entonces, algunos te insultarán, otros llorarán, y unos cuantos recibirán de ti la información que les llevará a esta fiesta, real, que se celebra en el Cielo, cada vez que un alma se arrepiente de pecar y de no creer la verdad de que Dios le ama, así, como son, pobres, enfermos… Tú, ve a dar la Buena Nueva a esos, no a los que ya la saben y la conocen, porque con ellos participarás de su alegría, y con los que aún no conocen la Verdad, ¡a Cristo!, te harán sufrir, sufrirás por sus quejas, por sus sufrimientos, y PODRÁS ENTREGARTE MÁS, porque yendo tú con Dios, al vivir en Gracia, por confesarte y comulgar, Dios, que vive en ti, va contigo al que necesita saber de qué va el Evangelio.

Ve al que, en vez de devolverte la fiesta, esa alegría de compartir la fe, recibirás de él, preguntas, y algunos te despreciarán, y entonces no tendrás recompensa de muchos, sólo de los que, por tú ir a ellos, van a creer; de esos recibirás la alegría del esfuerzo de ir a las periferias a llevar tu fiesta, esta alegría de la fe.

P. Jesús
© copyright