Saltar al contenido

1 de octubre de 2019

Martes 1 de Octubre de 2.019

Tiempo Ordinario /26º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 9, 51-56

¡Nada de venganzas!

51Estando para cumplirse los días de su ascensión, (Jesús) se dirigió resueltamente a Jerusalén, 52y envió mensajeros delante de sí, que en su camino entraron en una aldea de samaritanos para prepararle albergue. 53No fueron recibidos, porque iban a Jerusalén. 54Viéndolo los discípulos, Santiago y Juan dijeron: Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo que los consuma? 55Volviéndose Jesús, los reprendió, 56y se fueron a otra aldea.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¡Nada de venganzas!

Sí, a ti te lo digo, a ti que no te han aceptado por tu fe, que te han humillado por tu fe, a ti, que como Santiago y Juan, quisieras que bajase fuego del cielo y los consumiera. ¡Nada de esto!, tú como todos los cristianos, a soportar los insultos, el maltrato, por ir con Cristo.

Yendo con Cristo, no puedes vengarte, ¡Dios no te deja!, ¡no hay más que hablar!

El fuego que debes querer para los que no te quieren, es el fuego de la fe católica, el fuego del amor, de la caridad.

Te digo en serio eso de “nada de venganzas”, porque te conozco y sé que estás sufriendo mucho, y para calmar tu rencor, quieres prender fuego, pero NO DE AMOR. ¡Nada, nada!, tú, como Santiago y Juan, aguanta tu mal carácter, y con tu fe, esa que tienes y es regalo de Dios, cambia la manera de tratar a los demás; y no me pongas como excusa, que tienes un carácter fuerte. ¡Lee lo que dijeron Santiago y Juan!, y lee lo que hicieron, ¡callaron!, porque se lo mandaba su Señor, y Jesús, ¡tu Señor!, sigue mandando lo mismo, ¡nada de venganzas! Que arda el fuego del amor, de la caridad, de esta fe tuya que, en vez de venganzas, debes querer que los demás quieran vivir la fe. ¡Empieza dando buen ejemplo! Ya lo creo que puedes, no me vengas con excusas, porque Santiago y Juan pudieron, y tú también puedes.

Un abrazo y una bendición.

P. Jesús
© copyright