Saltar al contenido

Evangelios abril 2014

1 de abril de 2014

Martes 1 de Abril de 2.014

Evangelio:

San Juan 5, 1-3a.5-16

Levántate, toma la camilla y anda

Joh 5:1  Después de esto se celebraba una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén.
Joh 5:2  Hay en Jerusalén, junto a la puerta Probatica, una piscina llamada en hebreo Betzata, que tiene cinco pórticos.
Joh 5:3  En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos, mancos,
Joh 5:5  Había allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo.
Joh 5:6  Jesús le vio acostado, y, conociendo que llevaba ya mucho tiempo, le dijo: ¿Quieres ser curado?
Joh 5:7  Respondió el enfermo: Señor, no tengo a nadie que, al moverse el agua, me meta en la piscina y, mientras yo voy, baja otro antes de mí
Joh 5:8  Le dijo Jesús: Levántate, toma la camilla y anda.
Joh 5:9  Al instante quedó el hombre sano, y tomó su camilla y se fue.
Joh 5:10  Y los judíos decían al curado: Es sábado. No te es lícito llevar la camilla.
Joh 5:11  Respondiéndoles: El que me ha curado me ha dicho: Coge tu camilla y vete.
Joh 5:12  Le preguntaron: ¿Y quién es ese hombre que te ha dicho: Coge y vete?
Joh 5:13  El curado no sabía quién era, porque Jesús se había retirado de la muchedumbre que allí había.
Joh 5:14  Después de esto le encontró Jesús en el templo, y le dijo: Mira que has sido curado; no vuelvas a pecar, no te suceda algo peor.”
Joh 5:15  Fuese el hombre y dijo a los judíos que era Jesús el que lo había curado.
Joh 5:16  Los judíos perseguían a Jesús porque hacía estas cosas en sábado.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Levántate, toma la camilla y anda

“Mira que has sido curado; no vuelvas a pecar, no te suceda algo peor.” Son palabras de Jesús, Dios, al hombre que curó en una piscina llamada, en hebreo, Betzata.

Tú que hallaste la fe, que Dios salió a tu paso, y en tu dolor lo reconociste como Dios, tu Señor; y te curó, apiadándose de tus sufrimientos; y le agradeciste tu nueva vida; ahora Dios te dice que no vuelvas a pecar, que no te apartes de Él y su Gracia, porque si lo haces, por tus pecados, regresará tu dolor.

Haz caso a Jesús, Dios, y levántate, toma la camilla y anda, y no vuelvas a caer nunca más, porque regresará tu dolor y lágrimas.

Confía en Dios y sálvate en el nombre de Jesús.

P. Jesús

© copyright