Saltar al contenido

Evangelios diciembre 2008

1 de enero de 2017

Domingo 1 de Enero de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 2, 16-21

Los pastores ven a Jesús

Luk 2:16 Los pastores fueron con presteza a Belén y encontraron a María, a José y al Niño acostado en un pesebre,
Luk 2:17 y viéndole, contaron lo que se les había dicho acerca del Niño.
Luk 2:18 Y cuantos les oían se maravillaban de lo que decían los pastores.
Luk 2:19 María guardaba todo esto y lo meditaba en su corazón.
Luk 2:20 Los pastores se volvieron alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían oído y visto, según se les había dicho.
Luk 2:21 Cuando se hubieron cumplido los ocho días para circuncidar al Niño, le dieron por nombre Jesús, impuesto por el ángel antes de ser concebido en el seno.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Los pastores ven a Jesús

Y tú, ¿ya te has puesto en camino para saber la Verdad?

Te han dicho, te han comentado, que Jesús es el Mesías esperado, y, ¿a qué esperas para ir a su encuentro?

Ah, claro, claro, hay tantos que dicen que son de Dios…

Entonces, usa del sentido común; no puede ser una religión verdadera, la que no fundó el mismo Jesús, y, mira la historia: los mismos Papas de la Santa Iglesia Católica son, desde San Pedro, el primer Papa y Apóstol elegido por el mismo Mesías, Jesús. Sé coherente entre la historia y la fe, porque es de fe que de una Virgen nacería el Mesías; y ¿quién es esta Virgen, y no otra que la Virgen María, Madre de Dios?

Dices que te cuesta creer. Pero sabes leer, pues lee y medita, y verás cómo tu fe te lleva a la verdadera y única Iglesia de Dios, la Católica, Apostólica y Romana.

Anda, deja todo y ve a adorar a Jesús; está en el Sagrario, allí en Cuerpo y Alma; verdaderamente está, como que tú estás aquí, así está Él, pero sólo le ven los ojos de la fe, la fe de los sencillos, que son “los mansos que poseerán la tierra”, esos bienaventurados que saben hallar la verdad, sin necesidad de contar los votos, sino que ellos solos, por si mismos, leen, escuchan, meditan y analizan la Palabra; y no los que pronuncian la Palabra de Dios que está escrita, y ellos, muchos, no la viven, aunque la saben, la meditan y la propagan; pero tú medita la Palabra y únete a los santos; esos sí que dieron testimonio de fe. Tú, sé como ellos. Porque eres bautizado, pero dudas, y te digo que otros bautizados también dudan, incluso sacerdotes católicos dudan, pero no se salva uno por la duda, sino que se salva uno por las obras de la fe. No dudes y cree por fe. ¿Que no puedes?, ¿que eres tonto? Lo sé, sé que no eres tonto, pero también sé que, por ser bueno, te molestan las injusticias, y, que por culpa de los malos católicos, dudas de la fe verdadera, la católica. Pues ¡no dudes! Mira a los santos, lee vidas de Santos, ¡sé tú santo! Amén.

Este mes va de los Santos, de hablar de ellos, los que te han precedido, y debes seguirlos; son los santos, los que mantienen la fe en la misma Iglesia, y no los eclesiásticos, sino los Santos. De éstos te hablaré este mes, de los que vivieron la fe, de los que fueron perseguidos, muchas veces por los suyos, los que fueron calumniados, como tú, ¡santo-a!

P. Jesús

© copyright