Saltar al contenido

9 de marzo de 2018

Viernes 9 de Marzo de 2.018

3.º de Cuaresma

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 12, 28-34

Dios te cuida

28Se acercó a Jesús uno de los escribas que había escuchado la disputa, el cual, viendo cuán bien había respondido, le preguntó: ¿Cuál es el primero de todos los mandamientos? 29Jesús contestó: El primero es: <<Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, 30y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas>>. 31El segundo es éste: <<Amarás a tu prójimo como a ti mismo>>. Mayor que éstos no hay mandamiento alguno. 32Díjole el escriba: Muy bien, Maestro; con razón has dicho que Él es el único y que no hay otro fuera de Él, 33y que amarle con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, es mucho mejor que todos los holocaustos y sacrificios. 34Viendo Jesús cuán atinadamente había respondido, le dijo: No estás lejos del reino de Dios. Y nadie se atrevió ya más a preguntarle.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Dios te cuida

Dios te cuida, pero no malgastes, o quizás lo hiciste antes; debes vivir la bien entendida pobreza, que es buscar lo necesario, y hay cosas que no son tan necesarias.

Recordáis todas las palabras y comentarios a favor de tener una casa de propiedad, y ¿cuántos la han perdido?; entonces, ¿era necesaria?… Sí que es necesario un lugar para vivir, pero no se puede gastar e hipotecarse, habiendo siempre un futuro incierto. Es bueno que, si uno puede, se compre su hogar y lo tenga de propiedad, pero primero hay que tener el dinero y luego ir a comprar. Si no, ya veis, se lo quedan todo esos que hablaron tanto.

Cuántas almas no nacieron a la vida, por decidir, los padres, pagar el techo. Y ¿ahora qué?, sin casa y sin hijos. ¡Soledad!

Dios cuida de los suyos, si éstos no quieren vivir como los mundanos, que se dan a las cosas de este mundo, más que a las espirituales.

¿Cuántos gastaron tanto en comidas sibaritas?… pero les decían que se lo merecían, como el coche y tantas cosas más.

Dios ayuda en todo, pero no para despilfarrar en lo que los mundanos ponen de moda. Se puede vivir feliz de alquiler y con un coche de segunda o tercera o cuarta mano, y comiendo sano, pero se necesita voluntad y sentido común para priorizar lo necesario. ¡Tanta ropa en el armario, y zapatos!, y los niños sin llegar al hogar. El hogar es el sentimiento familiar de amarse y vivir en paz, sin pretender querer gastar, antes de poseer el dinero para pagar.

¿No será que lo planearon?… “Primero les haremos comprar con dinero prestado, luego lo guardaremos y tendrán que vender a un precio muy rebajado, o nos lo quedamos; luego sacaremos el dinero y volverá el empleo, y después comprarán lo que perdieron”. Os aviso, hijos míos, porque la crisis pasará, y no quiero que olvidéis cómo son las cosas; reflexionad, por favor, y cread un hogar y no una casa de huéspedes, que para pagar la casa de propiedad, ¡tan pocos la pudieron disfrutar, porque se fueron a trabajar horas y más horas!

Volverá el trabajo, volverá el dinero; ¿vendrán los hijos, o preferiréis la soledad? Reflexionad.

Dios te cuida, pero tú te descuidas. ¿Qué haces mirando la televisión mundana, que da mensajes para los mundanos? ¿No eres tú de Dios?, entonces, ¿qué haces?. Empiezan con una idea y luego cambian tu vida; ¡protégete!, porque sabes bien que gastaste en cosas que no necesitabas tanto como creías, y lo sabes bien, porque ahora no las tienes y debes seguir viviendo.

Tiempos de crisis, tiempos de experiencias fuertes, y Dios siempre quiere que te salves, que busques el camino del Cielo, que está trazado por la Palabra del Evangelio.

Aprende, y te animo a confiar en que esta crisis pasará. ¡Ánimo! Paz.

Dios te cuida, pero haz las cosas que Él quiere, y no las que el mundanismo propone. ¡Aprende!

P. Jesús

© copyright