Saltar al contenido

9 de diciembre de 2017

Sábado 9 de Diciembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 9, 35 – 10, 1.6-8

“Id primero a las ovejas perdidas”

Mat 9:35 Jesús recorría ciudades y aldeas enseñando en sus sinagogas, predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia.
Mat 9:36 Viendo a la muchedumbre, se enterneció de compasión por ella, porque estaban fatigados y decaídos, como ovejas sin pastor.
Mat 9:37 Entonces dijo a los discípulos: “La mies es mucha, pero los obreros pocos.
Mat 9:38 Rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies”.
Mat 10:1 Jesús, llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus impuros, para arrojarlos y para curar toda enfermedad y toda dolencia.
Mat 10:6 A estos doce los envió con estas instrucciones: “Id más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel,
Mat 10:7 y en vuestro camino predicad diciendo: “El Reino de Dios se acerca”.
Mat 10:8 Curad a los enfermos, resucitad a los muertos, limpiad a los leprosos, arrojad los demonios; gratis lo recibís, dadlo gratis”. 

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

“Id primero a las ovejas perdidas”

Esos católicos de boquilla, estos que dicen y no hacen, ni dejan hacer, a esos son los que hay que ir primero, porque se han perdido, y hay que enseñarles la verdad del Catecismo.

Pero a veces ocurre que son tantos los católicos perdidos, que en vez de querer aprender más de su fe, quieren hacer perder la fe a los que Dios ha tocado de pleno en su corazón, ¡a los que van a ser santos por vocación! Y es que se quiere imponer la ley del voto: cuantos más voten un catolicismo mediocre y falso, esos ganan, según ellos. Pero Dios no es democrático, ni tiene por qué serlo, porque la Verdad es una, la Bondad es una, la Belleza es una, el Amor es uno. Si hubiera en Dios más versiones, entonces no tendría la verdad absoluta; y, al sí tenerla, esa Verdad es una, como Uno es Dios. Y, quien quiera vivir lo correcto, no es a la derecha o a la izquierda, ni al centro; es lo que es, es Dios.

Dios nos lo tiene todo simplificado; sabemos que al cumplir su voluntad, los diez mandamientos de su Ley, hacemos lo correcto, hacemos lo que es mejor para nosotros, para todos.

Es fácil vivir, pero algunos se complican la vida, pretendiendo que, enarbolar su libertad, es llevar la contraria a Dios; cuando la libertad es hacer lo mejor; y Dios siempre pide y hace lo mejor. Llevan algunos en su corazón, muchas pretensiones, quizás porque la vida les ha ido bien económicamente; quizás por el “don dinero”, se creen semejantes a Dios;  todos somos semejantes a Dios, y no es por el dinero, sino por nuestra esencia espiritual, lo que realmente somos, y volvemos a ser, al llegar la muerte. Nadie se escapa de ser lo que es, alma.

Muchos no saben lo que hacen. Otros sí que lo saben y, sabiéndolo, obran mal, se apartan del Santo Padre, y son infelices y hacen infelices a los demás; porque donde no está Dios, no está la paz; y sin paz, no hay amor que dure.

La ovejas perdidas de la Iglesia de Cristo, el Mesías, son en primer lugar, estos católicos que no se van de Casa, al contrario, quieren cambiar los muebles de sitio, sin ser los dueños del Hogar; la soberbia de Satanás, ha entrado en la Iglesia y, algunos, no siguen la ley de Dios, sino que han decidido cambiar la religión católica. Pero… ¡muchachos!, ¿que no os habéis dado cuenta, que esto ya lo hizo Lutero? Si no quieres una Iglesia como es, la puerta está abierta; ya la traspasó Lutero, y otros más con él, y después de él; pero algunos se empeñan en quedarse en Casa, y cambiar lo incambiable, porque al Santo Padre lo rige el mismo Dios Espíritu Santo; así que… vamos a venir a por ti, para que cambies tú, que estás perdido-a, y que aun vas queriendo dar lecciones a los fieles, a los que, amándote, quieren que veas de qué va la fe; la fe va de Caridad.

P. Jesús

© copyright