Saltar al contenido

8 de marzo de 2018

Jueves 8 de Marzo de 2.018

3.º de Cuaresma

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 11, 14-23

Dios quita de ti lo malo

14Estaba Jesús expulsando a un demonio mudo, y así que salió el demonio, habló el mudo. Las muchedumbres se admiraron, 15pero algunos de ellos dijeron: Por el poder de Beelzebul, príncipe de los demonios, expulsa éste los demonios; 16otros, para tentarle, le pedían una señal del cielo. 17Pero Él, conociendo sus pensamientos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo será devastado, y caerá casa sobre casa. 18Si, pues, Satanás se halla dividido contra sí mismo, ¿cómo se mantendrá su reino? Puesto que decís que por poder de Beelzebul expulso yo los demonios. 19Si yo expulso a los demonios por Beelzebul, vuestros hijos, ¿por quién los expulsarán? Por esto ellos mismos serán vuestros jueces. 20Pero, si expulso a los demonios por el dedo de Dios, sin duda que el reino de Dios ha llegado a vosotros. 21Cuando un fuerte bien armado guarda su palacio, seguros están sus bienes; 22pero si llega uno más fuerte que él, le vencerá, le quitará las armas en que confiaba y repartirá sus despojos. 23El que no está conmigo, está contra mí, y el que conmigo no recoge, derrama.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Dios quita de ti lo malo

La misericordia de Dios existe y te aparta de todo mal; Él, Dios, Jesús, quiere que no sufras; sacó, de muchos, a los demonios, y a tantos, curó de sus enfermedades, y a todos participó de su fe y les enseñó a orar el Padrenuestro para que tuvieran una existencia feliz en esta tierra, porque no hay nada que haga más feliz a un hijo, que el tener buenas relaciones con su padre, y tu Padre es Dios.

Pide a Dios, con la oración del Padrenuestro, y verás cómo Dios te ayuda en tus cosas, si tú te dejas ayudar; y para ser ayudado por Dios, tienes que vivir en su Gracia Santificante, que es allí donde puedes comunicarte perfectamente con Dios, sobre todo al recibirle en la Comunión.

Ve a la Iglesia, asiste a Misa y comulga, después de confesarte. Tu vida puede cambiar para bien, si quieres. ¿Quieres?… entonces haz lo que te pido y verás cómo persistiendo en ello y por tu caridad, tus cosas, todas tus cosas, mejorarán.

La fe es practicar.

P. Jesús

© copyright