Saltar al contenido

8 de julio de 2018

Domingo 8 de Julio de 2.018

Tiempo Ordinario /14º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 6, 1-6

Dios quiso ser como tú

1Salió (Jesús) de allí y vino a su patria, siguiéndole sus discípulos. 2Llegado el sábado, se puso a enseñar en la sinagoga; y la muchedumbre que le oía se maravillaba, diciendo: ¿De dónde le vienen a éste tales cosas, y qué sabiduría es esta que le ha sido dada, y cómo se hacen por su mano tales milagros? 3¿No es acaso el carpintero, hijo de María, y el hermano de Santiago, y de José, y de Judas, y de Simón? Y sus hermanas, ¿no viven aquí entre nosotros? y se escandalizaban de Él. 4Jesús les decía: Ningún profeta es tenido en poco sino en su patria y entre sus parientes y en su familia. 5Y no pudo hacer allí ningún milagro, fuera de que a algunos pocos dolientes les impuso las manos y los curó. 6Él se admiraba de su incredulidad. Recorría las aldeas del contorno enseñando.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Dios quiso ser como tú

Una persona humana normal, natural, quiso ser Dios, nacido de una Mujer y viviendo con un padre y una Madre.

Como tú, como todos, quiso ser Jesús, Dios, para así redimirnos y conocernos bien, para juzgarnos con justicia, por saber cómo es el ser humano, salido de sus manos, del deseo de su Amor, de amarlo, de darle vida y vida en abundancia, para disfrutar, tú y Dios, de la alegría Celestial, la del Amor Universal.

Dios quiso ser como tú, de tu misma naturaleza, para comprenderte. Y te comprende, y te ama y te quiere ayudar en todo; por eso preguntó y te pregunta: “¿Qué quieres de Mí?”

Dile a Jesús, a Dios, qué es lo que quieres de Él; ¡es Dios!, y Dios de Amor, y te ama, sí, a ti, a ti.

P. Jesús

© copyright