Saltar al contenido

7 de mayo de 2018

Lunes 7 de Mayo de 2.018

Tiempo Pascual /6º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 15, 26- 27 y Juan 16, 1-4a

Da testimonio de Jesús

(Dijo Jesús a sus discípulos): 26Cuando venga el Abogado, que yo os enviaré de parte del Padre, el Espíritu de verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí, 27y vosotros daréis también testimonio, porque desde el principio estáis conmigo. 1Esto os he dicho para que no os escandalicéis. 2Os echarán de la sinagoga; pues llega la hora en que todo el que os quite la vida pensará prestar un servicio a Dios. 3Y esto lo harán porque no conocieron al Padre ni a mí. 4aPero yo os he dicho estas cosas para que, cuando llegue la hora, os acordéis de ellas y de que yo os las he dicho.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Da testimonio de Jesús

Tú que conoces a Jesús, que sabes bien el evangelio, habla de Jesús, da testimonio de Él; cuenta que pasó haciendo el bien, que curó a muchos y dio vida a los muertos; que no tenía casa, que nació en una cueva, que fue tentado y resistió a toda mala tentación; que dejaba a todos libres, enseñándoles la Verdad; que amó a todos, y que Dios le amó hasta tal punto, que le dio vida en las entrañas de la mujer más buena, de la mujer más pura, de la Virgen María, por obra del Espíritu Santo.

Amigo, habla de Jesús.

Hermano, hablemos de Dios, de que Dios creó el mundo para que viviésemos en él para siempre, que el mal está en la muerte, en la enfermedad, en el dolor; que Dios nos creó santos, buenos, perfectos, pero que pagamos los errores, los pecados, de Adán y Eva, los primeros padres, y que como adultos, debemos aceptar y saber nuestra historia y comprender que Dios es bueno; son los hombres los malos, porque el primer hombre y la primera mujer, no aceptando ser lo que eran, personas, quisieron ser como Dios, y desobedecieron; tentados por el Demonio, en forma de serpiente, desobedecieron a la voluntad de Dios, que les prohibía comer de la fruta del árbol del bien y del mal, y por su soberbia, la del hombre, no obedeció a Dios, que se lo había dado todo; vivía bien, vivía en el Paraíso y tenía trato directo con Dios mismo, y todo lo creado por Dios, el hombre lo tenía como regalo suyo; pero renunciando libremente a todo lo que Dios le dio, pecó contra Dios, desobedeciéndole. El pecado del hombre es desobedecer a Dios.

Dios quiere que cumplas con los mandamientos, que ames a todos como a ti mismo, como Dios, Jesús, amó a sus discípulos. Entonces sabes lo que hay que saber, entonces sabes que eres parte de Cristo, porque Jesús, Cristo, te ama, y por este amor con que te ama, eres suyo, porque el amor, que es el bien, une en la verdad de querer lo bueno para el otro, y quieras o no, estás unido a Jesús, a Cristo, que ya dio su vida por ti; entonces eres parte en el amor con que Dios te ama, entonces eres amado por Dios y formas parte de su amor, formas parte de lo que Dios es, Amor. Eres de Dios, y Dios te ama. ¡Acéptalo!

Medítalo y acéptalo.

Vive sabiéndote amado por Dios. Vive bien porque hay quien te ama, hay quien dio la vida por ti, hay quien vive por ti, Dios Espíritu Santo; para amarte y consolarte, vino Dios Espíritu Santo al mundo. Acéptalo y ve a recibir su amor, haciendo una buena confesión.

¡Te espero en el confesonario!

Ven.

Eres hijo del Amor, eres hijo de Dios.

P. Jesús

© copyright