Saltar al contenido

7 de julio de 2018

Sábado 7 de Julio de 2.018

Tiempo Ordinario /13º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 9, 14-17

Finalidad del ayuno

14Entonces se llegaron a Él (a Jesús) los discípulos de Juan, diciendo: ¿Cómo es que, ayunando nosotros y los fariseos, tus discípulos no ayunan? 15Y Jesús les contestó: ¿Por ventura pueden los compañeros del novio llorar mientras está el novio con ellos? Pero vendrán días en que les será arrebatado el esposo, y entonces ayunarán. 16Nadie echa una pieza de paño no abatanado a un vestido viejo, porque el remiendo se llevará algo del vestido y el roto se hará mayor. 17Ni nadie echa el vino nuevo en cueros viejos; de otro modo, se romperían los cueros, el vino se derramaría y los cueros se perderían; sino que se echa el vino nuevo en cueros nuevos, y así el uno y los otros se preservan.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Finalidad del ayuno

El ayuno no es para conseguir los propósitos por los cuales uno ayuna, el ayuno es para unirse más a Dios y desprenderse más de este mundo; por eso, al no comer tanto, al no pensar tanto en lo físico, uno da prioridad de pensamiento a Dios, se une a Dios. Por esto, Jesús contestó que no hacía falta que ayunasen los que estaban con el esposo, porque Él, Dios, es el Esposo de la Iglesia. Ahora el Esposo no está, lo mataron, resucitó y subió a los cielos, donde está preparando un lugar para los componentes de su Iglesia, para los discípulos, los cristianos católicos, que desde Pedro, los papas se han ido sucediendo, uno tras otro, hasta el papa Francisco; la iglesia católica es la Esposa de Cristo; tú, seas varón o hembra, eres esa esposa que espera la segunda venida de Cristo, y mientras no llega, a veces, ayunas, porque necesitas unirte más al Esposo, a Cristo, a Dios.

P. Jesús

© copyright