Saltar al contenido

4 de mayo de 2018

Viernes 4 de Mayo de 2.018

Tiempo Pascual /5º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 15, 12-17

Los discípulos, elevados a la categoría de amigos

(Dijo Jesús a sus discípulos): 12Este es mi precepto: que os améis unos a otros, como yo os he amado. 13Nadie tiene amor mayor que éste de dar uno la vida por sus amigos. 14Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando. 15Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os digo amigos, porque todo lo que oí de mi Padre os lo he dado a conocer. 16No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca, para que cuanto pidiereis al Padre en mi nombre os lo dé. 17Esto os mando, que os améis unos a otros.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Los discípulos, elevados a la categoría de amigos

Y después de amar a Dios sobre todas las cosas y personas, sobre ti mismo, os amáis los unos a los otros.

Evidentemente hay personas malas, hay personas que quieren que dejes a Dios y que los obedezcas a ellos y a sus caprichos e inmoralidades que hacen, como si fueran dios. Ámalos, rezando por ellos y dándoles buen ejemplo. No hagas, ¡jamás!, daño a nadie, porque no saben lo que hacen, y debes tenerles paciencia y, con tus obras y palabras, les enseñes sus errores, les descubras su ignorancia y, humilde, ¡que sé que eres humilde!, pues, humilde como eres, no les tengas miedo, porque si no quieres pecar, no pueden hacer nada malo contra ti. Tú eres el único que puede dañarte si pecas; por lo demás, no te preocupes ni lo más mínimo; Dios abre una ventana, allí donde se te cierra una puerta. Espera y sigue dando bien a todos; perdona a todos, y ama a todos, porque muchos malos son ignorantes, y hay que enseñar al que no sabe; eso pide la Santa Madre Iglesia Católica; ¿ya lo haces tú?… Enseña con tu amor desinteresado, enseña que comprendes que no saben lo que hacen, y que tú sí que sabes lo que hay que hacer. ¡Haz examen de conciencia otra vez! ¿Cuántas veces?… Las que haga falta.

P. Jesús

© copyright