Saltar al contenido

4 de abril de 2018

Miércoles 4 de Abril de 2.018

Miércoles Octava de Pascua – Tiempo Pascual /1º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 24, 13-35

En el camino de Emaús

13El mismo día, dos de ellos (discípulos de Jesús) iban a una aldea que dista de Jerusalén sesenta estadios, llamada Emaús, 14y hablaban entre sí de todos estos acontecimientos. 15Mientras iban hablando y razonando, el mismo Jesús se les acercó e iba con ellos, 16pero sus ojos no podían reconocerle. 17Y les dijo: ¿Qué discursos son éstos que vais haciendo entre vosotros mientras camináis? Ellos se detuvieron entristecidos,18y, tomando la palabra uno de ellos, por nombre Cleofás, le dijo: ¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no conoce los sucesos en ella ocurridos estos días? 19Él les dijo: ¿Cuáles? Contestáronle: Lo de Jesús Nazareno, varón profeta, poderoso en obras y palabras ante Dios y ante todo el pueblo; 20cómo le entregaron los príncipes de los sacerdotes y nuestros magistrados para que fuese condenado a muerte y crucificado. 21Nosotros esperábamos que sería Él quien rescataría a Israel; mas, con todo, van ya tres días desde que esto ha sucedido. 22Nos dejaron estupefactos ciertas mujeres de las nuestras que, yendo de madrugada al monumento, 23no encontraron su cuerpo, y vinieron diciendo que habían tenido una visión de ángeles que les dijeron que vivía. 24Algunos de los nuestros fueron al monumento y hallaron las cosas como las mujeres decían, pero a Él no le vieron. 25Y Él les dijo: ¡Oh hombres sin inteligencia y tardos de corazón para creer todo lo que vaticinaron los profetas! 26¿No era preciso que el Mesías padeciese esto y entrase en su gloria? 27Y, comenzando por Moisés y por todos los profetas, les fue declarando cuanto a Él se refería en todas las Escrituras. 28Se acercaron a la aldea adonde iban, y Él fingió seguir adelante. 29Obligáronle diciéndole: Quédate con nosotros, pues el día ya declina. Y entró para quedarse con ellos. 30Puesto con ellos a la mesa, tomó el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. 31Se les abrieron los ojos y le reconocieron, y desapareció de su presencia. 32Se dijeron uno a otro: ¿No ardían nuestros corazones dentro de nosotros mientras en el camino nos hablaba y nos declaraba las Escrituras? 33En el mismo instante se levantaron, y volvieron a Jerusalén y encontraron reunidos a los once y a sus compañeros, 34que les dijeron: El Señor en verdad ha resucitado y se ha aparecido a Simón. 35Y ellos contaron lo que les había pasado en el camino y cómo le reconocieron en la fracción del pan.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

En el camino de Emaús

¿Tú también esperas a un Dios que te solucione los problemas sociales? ¿Un Dios que te haga ser importante ante los demás, al servirle, al seguirle? La gente no ama a Dios; no van a hacerte una reverencia por amarle tú. La gente no sirve a Dios; no van a darte mérito porque le sirvas; así que vas a ser despreciado, insultado, humillado, calumniado…

¿Sigues ahí?

Bien, lo sabía; sabía que Cristo, que Dios, murió por ti.

P. Jesús

© copyright