Saltar al contenido

30 de diciembre de 2017

Sábado 30 de Diciembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 2, 36-40

La gracia de Dios estaba en Él

Luk 2:36 Había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser, muy avanzada en años; casada en los días de su adolescencia, vivió siete años con su marido,
Luk 2:37 y permaneció viuda hasta los ochenta y cuatro. No se apartaba del templo, sirviendo con ayunos y oraciones noche y día.
Luk 2:38 Como viniese en aquella misma hora, alabó también a Dios, y hablaba de Él a cuantos esperaban la redención de Jerusalén.
Luk 2:39 Cumplidas todas las cosas según la ley del Señor, Jesús y sus padres se volvieron a Galilea, a la ciudad de Nazaret.
Luk 2:40 El Niño crecía y se fortalecía lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba en Él”. 

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La gracia de Dios estaba en Él

Jesús crecía y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la Gracia de Dios estaba en Él.

En esto vemos que la “suerte”, la Gracia de Dios, es tener sabiduría y fortaleza. No está la gracia de Dios en las riquezas o el poder, o en el uso del sexo ilícito, sino que lo hemos leído bien claro, la Gracia que uno puede tener, y que viene de Dios, es la sabiduría y la fortaleza.

Aprende la Biblia, lee los evangelios, propaga la Buena Nueva, Dios con nosotros, y se quedó en los sacramentos. ¡Dilo a todos!, porque aunque quizás hoy, no le pueda interesar oírte, a ése que necesita de Dios, pero al recordarte un día, cuando se lo decías hoy, encuentre el camino a Casa, encuentre un lugar en el mundo donde se le quiera, sin esperar nada a cambio, donde la alegría está en el servir, en el sacrificio y el ayuno, en llevar la cruz tuya, y además ayudar a llevar la cruz de los demás. Dilo hoy, ¡que corra la voz!

Dios vino al mundo y nos salva.

Dios te Ama.

Dios necesita de ti.

P. Jesús

© copyright