Saltar al contenido

3 de noviembre de 2017

Viernes 3 de Noviembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 14, 1-6

El hidrópico curado en sábado

Luk 14:1 Habiendo entrado Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer en día de sábado, le estaban observando.
Luk 14:2 Había delante de él un hidrópico.
Luk 14:3 Y tomando Jesús la palabra, habló a los doctores de la Ley y a los fariseos, diciendo: “¿Es lícito curar en sábado o no?”.
Luk 14:4 Ellos guardaron silencio. Y, asiéndole, le curó y le despidió,
Luk 14:5 y les dijo: “¿Quién de vosotros, si su hijo o su asno cayere en un pozo, no le saca al instante en día de sábado?”.
Luk 14:6 Y no podían replicar a esto.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El hidrópico curado en sábado

Dios conoce tu interior, sabe de tu corazón, y te pregunta siempre si te parece bien lo que Él hace, hacer el bien.

Si a ti te parece bien que Dios haga el bien, y tú tienes que imitarle, entonces, ¡házlo!, haz el bien que Dios hace siempre, y que hizo siempre Jesús, que es Dios, cuando vivió como vives tú ahora. Luego, como Dios, como Jesús, si le has imitado, si has hecho el bien, si has curado con la paz de tus labios, y con la fe de tus obras has sentenciado tu buena conducta al amor caritativo de hacer siempre el bien, entonces, como Él, como Dios, resucitarás después de tu muerte y vivirás para siempre en Dios, que tanto te ama.

Todo esto, medítalo en tu corazón y busca la verdad de la vida; no vivas de falsas ilusiones, porque la muerte es una realidad que interrumpe muchos sueños, formados en las nubes de la irrealidad. Tú, hoy, ahora, estás aquí, vives, y puedes decidir ganarte el Cielo eterno, por las obras de tu fe, e imitando a Cristo, tu Rey.

Piensa y decide, decide hacer el bien. Amén.

P. Jesús

© copyright