Saltar al contenido

3 de diciembre de 2017

Domingo 3 de Diciembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 13, 33-37

¡Atento!

Mar 13:33 Dijo Jesús a sus discípulos: “Estad alerta, velad, porque no sabéis cuándo será el tiempo.
Mar 13:34 Como el hombre que parte de viaje, al dejar su casa, encargó a sus siervos a cada uno su obra, y al portero le encargó que velase.
Mar 13:35 Velad, pues, vosotros, porque no sabéis cuándo vendrá el amo de la casa, si por la tarde, si a medianoche, o al canto del gallo, o a la madrugada,
Mar 13:36 no sea que, viniendo de repente, os encuentre dormidos.
Mar 13:37 Lo que a vosotros digo, a todos lo digo: Velad”. 

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

¡Atento!

Cuida de tu vida, haz el bien, come sano, trabaja, descansa, ora, ¡ayuda a todos!, sobre todo con tu ejemplo.

120 años son el máximo de años que puede vivir un hombre en la tierra, pero hay más que este planeta, existe el Cielo; existe la vida de la Gracia.

Vive en Gracia de Dios; vive ya en la “onda”, en el “hábitat” de tu Dios, LA GRACIA.

Confesión, Comunión, obras de Caridad y mucha oración. Haciendo siempre el Bien, soportándolo todo, como Cristo lo soportó, y sirviendo a todos; ayudando a los que sufren, a aliviar sus sufrimiento; y confiando y creyendo y SABIENDO, que todo es Providencial, ¡disfruta de tu vida!

¡Puedes hacer tanto! ¡Atento, Dios necesita de ti!

Para que Dios y tú seáis uno, por amor, haz voto de consagración a Él, a Dios. ¡Contrae un compromiso de por vida, con Dios, Uno y Trino!, y verás que tu vida, ¡nunca más será vulgar!, porque los Ángeles de Dios te ayudarán en todo, para el bien de vuestra santa relación de amor, la tuya con Dios.

Ama a Dios con todo tu corazón, con todas tus fuerzas, con toda tu mente, y usando la inteligencia, renuncia al mal, por hacer SIEMPRE el bien. ¡Pruébalo!

Pruébalo, tan sólo un par de días. Sí, prueba a vivir como consagrado-a, durante un par de días, un fin de semana, y haz obras de misericordia; y verás lo feliz que serás, y te darás cuenta, si meditas, que las obras de misericordia también se pueden hacer el resto de la semana, en el trabajo, en tus relaciones con la sociedad, porque demostrarle a Dios, todo tu amor, es para todos los días de tu vida.

¡Haz la prueba!

¡Vamos, ya!

P. Jesús

© copyright