Saltar al contenido

29 de noviembre de 2017

Miércoles 29 de Noviembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 21, 12-19

Haz el propósito de no preocuparte por tu defensa

Luk 21:12 Dijo Jesús a sus discípulos: “Pero antes de todas estas cosas pondrán sobre vosotros las manos y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y metiéndoos en prisión, conduciéndoos ante los reyes y gobernadores por amor de mi nombre.
Luk 21:13 Será para vosotros ocasión de dar testimonio.
Luk 21:14 Haced propósito de no preocuparos de vuestra defensa,
Luk 21:15 porque yo os daré un lenguaje y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios.
Luk 21:16 Seréis entregados aun por los padres, por los hermanos, por los parientes y por los amigos, y harán morir a muchos de vosotros,
Luk 21:17 y seréis aborrecidos de todos a causa de mi nombre.
Luk 21:18 Pero no se perderá un solo cabello de vuestra cabeza.
Luk 21:19 Por vuestra paciencia salvaréis vuestras almas”. 

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Haz el propósito de no preocuparte por tu defensa

Sí, ¡no te preocupes! por tu defensa, porque hay quien se preocupa y deja la fe, se preocupa y se asusta, y al asustarse, busca excusas para no sufrir en manos de sus acusadores. Tú, haz como dice Jesús, Dios, en el Evangelio, y no tengas miedo, no pienses en defenderte, porque si has hecho lo bueno y lo correcto, ¿para qué quieres preparar tu defensa?; los mismos hechos que has hecho, las mismas palabras que has dado a los demás, obrando con fe, éstos son tu defensa; tu defensa es seguir como haces, como eres: Iglesia. Sí, porque tú eres parte del cuerpo místico de Cristo. No temas, si eres de Cristo; los que tienen que temer, son los que no lo son, porque hay un Reino después de vivir en la Tierra, hay el Reino de Dios. Tú, tampoco seas un charlatán, vive la fe, sé discreto en tus alardes de Gracia, porque seguro que te tienen más envidia por cómo eres, que por quién eres. Porque el estatus social, eso muchos lo compran, vendiendo quién son, pero que tengan envidia de quién eres, que es por lo que te están buscando, y es por lo que vas a tener necesidad de defensa, ¡por tu fe verdadera!; pero “NO TE PREOCUPES”, dice Jesús, Dios, en el Evangelio; y te digo yo también, no te preocupes. Yo me he visto en éstas, y he salido de muchas de ellas, por eso te digo hijo-a mío, de Dios, que si yo he salido, tú saldrás, y tú no tienes más celo que yo en propagar la fe, en vivir y dar a conocer el Evangelio.

Y mira, estoy vivo; a pesar de la persecución de algunos, sigo vivo y propagando la FE, el EVANGELIO.

¡Ánimo!, que somos muchos los que vivimos la fe, los que somos fieles a Dios Padre y le obedecemos en todo. ¡Un abrazo, que eres tú de los míos!, ¡somos de Dios!

No te preocupes por la defensa, porque Dios viene en tu defensa; a Él, a Cristo, nadie le defendió, pero Él, Jesús, Dios, a ti te está defendiendo, sólo que no tienes que dejar de ser quien eres; sigue siendo el mismo de siempre, vive la fe y obra en consecuencia de saber y practicar la palabra de Dios. ¡Ánimo!, son muchos a los que persiguen, mira cuantos, dan la vida por Dios; mira estos países donde persiguen la fe católica, a los cristianos, y mueren. Sí, ya sé que crees que la defensa es que no te pase nada. Bueno, bueno, la defensa es que no pierdas la fe, por temor a lo que te puedan hacer los que van contra ella. Ganan los que no pierden la fe, aunque mueran. Recemos, oremos al Padre por los que mueren, aún hoy, por la fe, para que su misericordia los mantenga en la fe; que no la pierdan por preparar su defensa.

Iglesia, ¡Paz!

P. Jesús

© copyright