Saltar al contenido

29 de julio de 2018

Domingo 29 de Julio de 2.018

Tiempo Ordinario /17º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 6, 1-15

Siéntate con Jesús

1Después de esto partió Jesús al otro lado del mar de Galilea, de Tiberíades, 2y le seguía una gran muchedumbre, porque veían los milagros que hacía con los enfermos. 3Subió Jesús a un monte y se sentó con sus discípulos.

4Estaba cercana la Pascua, la fiesta de los judíos. 5Levantando, pues, los ojos Jesús y contemplando la gran muchedumbre que venía a Él, dijo a Felipe: ¿Dónde compraremos pan para dar de comer a éstos? 6Esto lo decía para probarle, porque Él bien sabía lo que había de hacer. 7Contestó Felipe: Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno reciba un pedacito. 8Díjole uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro: 9Hay aquí un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero esto, ¿qué es para tantos? 10Díjole Jesús: Mandad que se acomoden. Había en aquel sitio mucha hierba verde. Se acomodaron, pues, los hombres, en número de unos cinco mil. 11Tomó entonces Jesús los panes, y, dando gracias, dio a los que estaban recostados, e igualmente de los peces, cuanto quisieron. 12Así que se saciaron, dijo a los discípulos: Recoged los pedazos que han sobrado, para que no se pierdan. 13Los recogieron, y llenaron doce cestos de fragmentos que de los cinco panes de cebada sobraron a los que habían comido. 14Los hombres viendo el milagro que había hecho, decían: Verdaderamente éste es el Profeta que ha de venir al mundo. 15Y Jesús, conociendo que iban a venir para arrebatarle y hacerle rey, se retiró otra vez al monte Él solo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Siéntate con Jesús

El buen discípulo de Jesús, se sienta con Él, habla con Él, lee los evangelios y se los comenta, para entender, para hacer comunión con el Hijo de Dios, que es más que profeta, ¡es Dios mismo, Dios, Uno y Trino!

“No tengo pan para todos”… Y Jesús, da soluciones, te acerca oportunidades, y ante todo, te da su Paz, la paz del Amor.

P. Jesús

© copyright