Saltar al contenido

28 de marzo de 2018

Miércoles 28 de Marzo de 2.018

Miércoles Santo – Semana Santa

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 26, 14-25

El traidor

14Se fue uno de los doce, llamado Judas Iscariote, a los príncipes de los sacerdotes 15y les dijo: ¿Qué me queréis dar y os lo entrego? Se convinieron en treinta piezas de plata, 16y desde entonces buscaba ocasión para entregarle. 17El día primero de los Ácimos se acercaron los discípulos a Jesús y le dijeron: ¿Dónde quieres que preparemos para comer la Pascua? 18Él les dijo: Id a la ciudad a casa de Fulano y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está próximo, quiero celebrar en tu casa la Pascua con mis discípulos. 19Y los discípulos hicieron como Jesús les ordenó y prepararon la Pascua. 20Llegada la tarde, se puso a la mesa con los doce discípulos, 21y, mientras comían, dijo: En verdad os digo que uno de vosotros me entregará. 22Muy entristecidos, comenzaron a decirle cada uno: ¿Soy acaso yo, Señor? 23Él respondió: Él que conmigo mete la mano en el plato, ése me entregará. 24El Hijo del hombre se va según está escrito de Él; pero ¡ay del hombre por quien el Hijo del hombre será entregado!; mejor le fuera a ése no haber nacido. 25Tomó la palabra Judas, el que iba a entregarle, y dijo: ¿Soy, acaso, yo, Rabí? Y Él respondió: Tú lo has dicho.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El traidor

Esos que siempre andan de aquí para allá, para saber dónde pueden tener sus ganancias sin trabajar, sin dar nada a cambio, y si hace falta, traicionando. Esos que llevan la bolsa de las cuentas, a veces de un grupo, a veces de una casa, y hacen lo que les da la gana; esos, ¡cuidado!, hay peligro en tanto ir y venir, hay el peligro de vender a las personas ¡por dinero!, como hizo Judas con Dios.

Por treinta monedas, ¡y de plata!, sólo de plata, vendió a Dios Todopoderoso. Incomprensible y de necios, ponerle un precio a Dios, cuando es Él, Dios, quien lo creó todo.

Esos que han traicionado una amistad, a unos padres buenos, por dinero, a unos hermanos buenos, por posición social; todos esos van a recibir mucho mal, de su mal proceder. Rezad por ellos, porque la justicia de la Naturaleza caerá de pleno en su historia, por entrometerse en la historia de los demás y dar mal por bien.

¡Penitencia y ayuno!

P. Jesús

© copyright