Saltar al contenido

26 de mayo de 2018

Sábado 26 de Mayo de 2.018

Tiempo Ordinario /7º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Marcos 10, 13-16

La fe es también para los niños

13Presentáronle (a Jesús) unos niños para que los tocase, pero los discípulos los reprendían. 14Viéndolo Jesús, se enojó y les dijo: Dejad que los niños vengan a mí y no los estorbéis, porque de los tales es el reino de Dios. 15En verdad os digo, quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. 16Y abrazándolos, los bendijo imponiéndoles las manos.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La fe es también para los niños

Los apóstoles creían que la fe no era para los niños, y todos sabemos que el Amor es para todos; entonces, siendo así, la fe también es para los niños, porque el Amor de Dios es una historia de fe.

Cuenta a tus hijos la historia de Amor con que Dios los ama, y se llenarán de fe, y serán siempre equilibrados y justos, felices y bendecidos. Porque el que tiene fe, busca al Amor, a Dios, y lo vive y lo disfruta, y su vida está plena de ese Amor de Dios, que lo llena de fe y que lo lleva a las obras de caridad, y por la caridad se gana el Cielo; y ya sabéis que en el Cielo se vive y se vive bien y para siempre; ¿no quieres esto para tus hijos?; entonces acércalos a Jesús, Dios; llévalos a la Iglesia, que asistan a Misa y hagan la primera Comunión, y que no sea ésta la última, sino lo que es, la primera de muchas.

No necesitas ser rico para ser un buen padre, sólo necesitas llevar a tus hijos a la Iglesia Católica; que acudan a Misa y que aprendan la doctrina, y que tú y tú, los dos, padre y madre, les deis a vuestros hijos el ejemplo de la fe, con vuestras obras de amor a Dios, y entre los dos.

La fe es para los niños también; Dios, Jesús, los quiso a su lado, y regañó a sus apóstoles, diciéndoles que no les impidieran ir a Él, a Dios; y lo mismo diría ahora, porque Dios no cambia de versión, siempre dice lo mejor, lo bueno, y es bueno que los niños se acerquen a Cristo, y se sientan amados por Él; ¿cómo?, haciendo la Comunión. Si tienen entendimiento para pecar, tienen entendimiento para recibir a Dios, que los ayuda en la lucha contra el mal.

Si quieres hijos buenos, llévalos a Misa, y acércalos a los sacramentos, y enséñales tú y otros, la doctrina católica. Revestíos de fe, porque estamos en tiempos muy peligrosos, y las almas, muchas, se van al Infierno porque no conocen a Jesús, Dios.

Dales lo mejor de lo mejor a tus hijos; junto a lo demás, dales la fe, tu fe. Así que, antes, ten fe, y aumenta tu fe; visita la Iglesia y ve a Misa, y aprende la doctrina católica, que es hermosa y llena de paz el corazón cristiano, porque en la doctrina está la enseñanza bíblica unida a la tradición, porque la experiencia del Pueblo de Dios, tiene una tradición y unas historias bellísimas de santos maravillosos, que amaban tanto a Dios, que con Él, con Dios, se perfeccionaron y, apartándose del mal, hicieron el bien; hazlo tú también, y dales a tus hijos lo mejor, ¡la fe! Amén.

P. Jesús

© copyright