Saltar al contenido

25 de diciembre de 2017

Lunes 25 de Diciembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 2, 1-14

Navidad

Luk 2:1 Aconteció, pues, en los días aquellos, que salió un edicto de César Augusto para que se empadronase todo el mundo.
Luk 2:2 Fue este empadronamiento primero que del gobernador de Siria, Quirino.
Luk 2:3 E iban todos a empadronarse, cada uno en su ciudad.
Luk 2:4 José subió de Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y de la familia de David,
Luk 2:5 para empadronarse, con María, su esposa, que estaba encinta.
Luk 2:6 Estando allí se cumplieron los días de su parto,
Luk 2:7 y dio a luz a su hijo primogénito, y le envolvió en pañales, y le acostó en un pesebre, por no haber sitio para ellos en el mesón.
Luk 2:8 Había en la región unos pastores que moraban en el campo y estaban velando las vigilias de la noche sobre su rebaño.
Luk 2:9 Se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió con su luz, y quedaron sobrecogidos de temor.
Luk 2:10 Díjoles el ángel: “No temáis, os anuncio una gran alegría que es para todo el pueblo:
Luk 2:11 Os ha nacido hoy un Salvador, que es el Cristo Señor, en la ciudad de David.
Luk 2:12 Esto tendréis por señal: encontraréis al Niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”.
Luk 2:13 Al instante se juntó con el ángel una multitud del ejército celestial, alabando a Dios, diciendo:
Luk 2:14 “Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”. 

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Navidad

No es un cuento de Navidad lo que voy a contarte hoy, sino la verdad, la que fue, y es, y pasó. Nació en Belén un Niño, que es Dios. Nació de la Virgen María, y es Hijo de Dios, el Altísimo. No es un cuento de Navidad, es la verdad.

La verdad es que Dios se hizo Hombre y habitó entre nosotros; y todo, por amar tanto Dios al mundo, que mandó a este mundo, a la Tierra, a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en Él y lo adore, se salve, por la fe y las obras de esta fe, que llevan en ellas la Buena Nueva, el hacer todas las cosas, el decir todas las cosas, por amor a Dios, porque Jesús, Dios, el Niño Dios, así lo hizo y lo enseñó.

Navidad, ¡Buena Nueva! ¡Dios vive y te Ama a ti!, precisamente a ti, sí, a ti, que lees y eres un pecador, como todos los que quieren ser buenos. Como dice el Papa Francisco, “no es lo mismo ser corrupto, que ser un pecador”; el corrupto se esfuerza en la perfección de su pecado, lo planea, lo quiere hacer bien, es decir, quiere que su pecado dé fruto de mal; planea el mal, y pone sus cinco sentidos en hacer el mal y lo malo, en tener buenos resultados de este mal; corrompe todo lo bueno, transforma lo bueno en malo, y tiene intenciones de seguir pecando, ¡porque sí!, porque vive así y no piensa cambiar. Como Juan el Bautista, te digo que hagas penitencia por tus pecados, seas sólo un pecador o un corrupto, y que no peques más, ¡no quieras pecar!; y todo y así, se peca, porque sólo hay uno perfecto, Dios; los demás, ¡a luchar para hacer el bien!, ¡tú también!; ¡vamos a Belén!

Os deseo una muy santa Navidad, y vividla llenos de caridad. Dios quiere esto, que vivas en amor y paz.

¡Ánimo!, con Dios se puede, y hoy recordamos la venida del Hijo de Dios, llegado al mundo por la Virgen María, que le cedió su cuerpo virginal para que pudiera tener cuerpo y vivir en la materia, para que muriendo y resucitando, todos puedan hacerlo, porque hay un Cielo, una ESPERANZA, la confianza de creer en la Palabra de Dios, ¡el Rey!, ¡el Mesías!, ¡el Niño de Belén!

Quiero que escuchéis esta canción de Navidad que, parte del Staff de CatholicosOnline, se la ofrece a Dios. Está escrita por don Javier Bellido, en latín; es un canto gregoriano, cantado por siete de las hermanas Bellido Durán; estoy seguro que os gustará, tanto como me gusta a mí. Sí, hay gente que vive la fe, ¡como tú!, ¡como yo!; somos muchos los católicos de obras y corazón. ¡Feliz Navidad, amigo mío! Un abrazo y una oración. Nos queremos como hermanos en Cristo, y esto es bueno, ¡lo mejor del mundo!, ser hijos, todos, de Dios.

¡Ánimo!, la Navidad es real, no es ningún engaño, es la VERDAD de Dios.

CANCIÓN DE NAVIDAD: “Parate viam Domini” -“Preparad el camino del Señor”

P. Jesús

© copyright