Saltar al contenido

24 de mayo de 2018

Jueves 24 de Mayo de 2.018

Tiempo Ordinario /7º  – Fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 22, 14-20

La Eucaristía en memoria de Dios

14Cuando llegó la hora, se puso (Jesús) a la mesa, y los apóstoles con Él. 15Y díjoles: Ardientemente he deseado comer esta Pascua con vosotros antes de padecer, 16porque os digo que no la comeré más hasta que sea cumplida en el reino de Dios. 17Tomando el cáliz, dio gracias y dijo: Tomadlo y distribuidlo entre vosotros; 18porque os digo que desde ahora no beberé del fruto de la vid hasta que llegue el reino de Dios.

19Tomando el pan, dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo: Este es mi cuerpo, que es entregado por vosotros; haced esto en memoria mía. 20Asimismo el cáliz, después de haber cenado, diciendo: Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

La Eucaristía en memoria de Dios

En recuerdo del Ausente, en memoria del que nos ama y es Dios, llamándose Jesús, en memoria suya, dejó la Eucaristía, el Pan de Vida, para que comiendo de este Pan consagrado, y bebiendo de este Vino consagrado, tengamos al Amado en presencia física y total, para que cada quien que lo quiera, lo tenga, Y cada quien decide tenerlo, y cada quien se limpia antes para ir a buscarle, para así fusionarse con Dios de Amor y sentirse amado y ser mejor que antes, por la acción de Dios, que todas las cosas las hace nuevas, también las intenciones y las circunstancias. Si tú antes fuiste gritón, ahora ten paz y dála; si tú antes fuiste holgazán, sal ahora a trabajar y mira el trabajo como una bendición, y no sólo como ayuda para tu sustento. Y tú que no sabías rezar, ora ahora a toda hora, acompañado siempre del Buen Dios, que libremente fuiste a buscar, caminando hacia el altar; y allí, el sacerdote te entregó el Pan de Vida, de tu vida, porque tu vida depende de esta celestial y divina comida, ¡la Santa Eucaristía!

Dios te Ama; ¡ve a Misa!

P. Jesús

© copyright