Saltar al contenido

22 de noviembre de 2017

Miércoles 22 de Noviembre de 2.017

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Lucas 19, 12-27

Siervo malo

Luk 19:12 Jesús dijo una parábola: “Un hombre noble partió para una región lejana para recibir la dignidad real y volverse;
Luk 19:13 llamando a diez siervos suyos, les entregó diez minas y les dijo: “Negociad mientras vuelvo”.
Luk 19:14 Sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron detrás de él una legación, diciendo: “No queremos que éste reine sobre nosotros”.
Luk 19:15 Sucedió que, al volver él, después de haber recibido el reino, hizo llamar a aquellos siervos a quienes había entregado el dinero, para saber cómo habían negociado.
Luk 19:16 Se presentó el primero, diciendo: “Señor, tu mina ha producido diez minas”.
Luk 19:17 Díjole: “Muy bien, siervo bueno; puesto que has sido fiel en lo poco, recibirás el gobierno de diez ciudades”.
Luk 19:18 Vino el segundo, que dijo: “Señor, tu mina ha producido cinco minas”.
Luk 19:19 Díjole también a éste: “Y tú recibe el gobierno de cinco ciudades”.
Luk 19:20 Llega el otro diciendo: “Señor, ahí tienes tu mina, que tuve guardada en un pañuelo,
Luk 19:21 pues tenía miedo de ti, que eres hombre severo, que quieres recoger lo que no pusiste y segar donde no sembraste”.
Luk 19:22 Díjole: “Por tu boca misma te condeno, mal siervo. Sabías que yo soy hombre severo, que recojo donde no deposité, y siego donde no sembré.
Luk 19:23 ¿Por qué, pues, no diste mi dinero al banquero, y yo, al volver, lo hubiera recibido con los intereses?”.
Luk 19:24 Y dijo a los presentes: “Tomadle a éste la mina y dádsela al que tiene diez”.
Luk 19:25 Le dijeron: “Señor, ya tiene diez minas”.
Luk 19:26 Díjoles: “Os digo que a todo el que tiene se le dará, y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.
Luk 19:27 Cuanto a esos mis enemigos que no quisieron que yo reinase sobre ellos, traedlos acá y, delante de mí, degolladlos””. 

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944)

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

Siervo malo

Todo aquel que no quiere hacer el bien, por amor a Dios, todo aquel que conoce la Divina Misericordia, porque se le han perdonado muchos pecados, y no hace el bien por amor a Dios, ese es un siervo malo.

El que conoce a Jesús y acepta sus Gracias, y sólo se las queda para él, es un siervo malo,

Si tú no haces el bien, eres un siervo malo. Pero yo sé que tú, a veces no sabes cómo hacer las cosas bien, porque sigues el mal ejemplo de los guías ciegos, de los que hablan de una justicia que es venganza, y te falta misericordia, que es más que justicia, que es lo que Dios, Jesús, es, y debe ser para ti, un Dios bueno, de misericordia infinita.

Deja a los guías ciegos, y sé bueno, y haz el bien a todos, y no hagas justicia, sino que ten santa misericordia. ¡Haz lo que quisieras que te hicieran a ti! Amén.

P. Jesús

© copyright