Saltar al contenido

22 de marzo de 2018

Jueves 22 de Marzo de 2.018

5.º de Cuaresma

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 8, 50b-59

No verás jamás la muerte

50b (Dijo Jesús a los judíos) En verdad, en verdad os digo: Si alguno guardare mi palabra, no verá jamás la muerte. 51Dijéronle los judíos: Ahora nos convencemos de que estás endemoniado. 52Abraham murió, y también los profetas, y tú dices: Quien guardare mi palabra no gustará la muerte nunca. 53¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Abraham, que murió? Y los profetas murieron. ¿Quién pretendes ser? 54Respondió Jesús: Si Yo me glorifico a mí mismo, mi gloria no es nada; es mi Padre quien me glorifica, de quien vosotros decís que es vuestro Dios. 55Y no lo conocéis, pero yo le conozco; y si dijere que no le conozco, sería semejante a vosotros, embustero; mas yo le conozco y guardo su palabra. 56Abraham, vuestro padre, se regocijó pensando en ver mi día; lo vio y se alegró. 57Pero los judíos le dijeron: ¿No tienes aún cincuenta años y has visto a Abraham? 58Respondió Jesús: En verdad, en verdad os digo: Antes que Abraham naciese, era yo. 59Entonces tomaron piedras para arrojárselas; pero Jesús se ocultó y salió del templo.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No verás jamás la muerte

Anímate hombre, ponte contenta mujer, que si has cumplido con los 10 mandamientos de la Ley de Dios y te has confesado de tus pecados, entonces, si has vivido la caridad, y has orado por todos, si has perdonado, incluso a ti mismo, a ti misma, entonces, ¡aleluya!; tú que amas a Cristo y pronuncias su Nombre Santo, que confías en Él y te fías de que lo negro lo puede volver Él, blanco, si quiere, entonces, tú, que cargas con tu cruz, sin quejarte, sin desanimarte, confiando en que tu esperanza de fe será cumplida, y a todos tratas bien, con caridad, entonces te lo diré fuerte y claro, si es que has Comulgado, y antes, como no, has sido primero bautizado, pues eso: NO VERÁS JAMÁS LA MUERTE.

Irás al Cielo, bendito-a del Padre.

P. Jesús

© copyright