Saltar al contenido

22 de junio de 2018

Viernes 22 de Junio de 2.018

Tiempo Ordinario /11º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Mateo 6, 19-23

No amontonéis tesoros en la tierra

(Dijo Jesús a sus discípulos): 19No alleguéis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín los corroen y donde los ladrones horadan y roban. 20Atesorad tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín los corroen y donde los ladrones no horadan ni roban. 21Donde está tu tesoro, allí estará tu corazón. 22La lámpara del cuerpo es el ojo. Si, pues, tu ojo estuviere sano, todo tu cuerpo estará luminoso; 23pero, si tu ojo estuviere enfermo, todo tu cuerpo será tenebroso; pues si la luz que hay en ti es tinieblas, ¡qué tales serán las tinieblas!

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

No amontonéis tesoros en la tierra

Has leído en el evangelio de hoy, lo que Dios pidió, sí, el que no amontonéis tesoros en la tierra. Sé que es difícil que aprendas a vivir el hoy, confiando en la Divina Providencia, y des a los demás de lo que tienes para mañana. Lo comprendo, pero, comprende también tú a los que pasan necesidades hoy y, quizás si no las cubren con la caridad de otros, no tendrán otro mañana que pasar.

Dios, Jesús, no descansaba, iba todo el día predicando y haciendo milagros, no tenía tiempo para sí mismo. Debes imitarlo en eso también. Amén.

No quiero que seas desgraciado, quiero que tengas alegría, por eso te pido que trabajes y que pagues tus deudas y que des al necesitado. Sé que lo harás. Sí, lo sé. Estoy seguro de ello, porque sé que necesitas ser feliz, y la felicidad está en dar. Da, pero antes, trabaja y paga tus deudas y ayuda a tu familia. Nada de dar a los demás, y ser tacaño o injusto con los de tu casa, eso tampoco da alegrías. Y no eres tú quien decide qué es lo que necesita cada quien de tu familia. A todo el que te pida, dale, porque los hijos, los padres, los hermanos, el cónyuge, todos son tu prójimo. ¿Entiendes? Bien. Sé que sí. Lo sé.

Dios confía en ti.

P. Jesús

© copyright