Saltar al contenido

22 de abril de 2018

Domingo 22 de Abril de 2.018

Tiempo Pascual /4º

Misal virtual de hoy AQUÍ

Evangelio:

San Juan 10, 11-18

El buen Pastor

(Dijo Jesús): 11Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por sus ovejas; 12el asalariado, el que no es pastor dueño de sus ovejas, ve venir al lobo y deja las ovejas y huye, y el lobo arrebata y dispersa las ovejas, 13porque es asalariado y no le da cuidado de las ovejas. 14Yo soy el buen pastor y conozco a las mías, y las mías me conocen a mí, 15como el Padre me conoce y yo conozco a mi Padre, y pongo mi vida por las ovejas. 16Tengo otras ovejas que no son de este aprisco, y es preciso que yo las traiga, y oirán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo pastor. 17Por esto el Padre me ama, porque Yo doy mi vida para tomarla de nuevo. 18Nadie me la quita; soy yo quien la doy de mí mismo. Tengo poder para darla y poder para volver a tomarla. Tal es el mandato que del Padre he recibido.

Sagrada Biblia. Nacar-Colunga (1.944) 

“Palabra del Señor”

“Gloria a ti Señor Jesús”

Meditación:

El buen Pastor

Todas las ovejas son para Dios, ninguna es para los lobos; todas son para que, siguiendo al Pastor, se salven.

Sólo hay un Pastor, ¡Cristo!, ¡el Mesías!

Cristo, el Pastor, puso al frente de su rebaño a San Pedro, y el Santo Padre es el sucesor de Pedro; a Él hay que seguir en doctrina de fe. No hay que seguir al Papa por “su cara bonita”, por su forma de ser, sino por la fe que guarda depositada la Santa Madre Iglesia Católica en su Catecismo, en su Magisterio. Y el Papa, sea cual sea, mantiene bajo llave la esperanza, la de una vida eterna, en la alegría de la fe que se vive aquí, en la tierra, con obras de la misma y acudiendo a la confesión asiduamente, porque ni uno es bueno totalmente, sólo Dios.

Acéptalo.

P. Jesús

© copyright